La deuda pública de Paraguay pegó un fuerte salto en los últimos años y pasó de ser sostenible a riesgosa, llegando ya al 35% del Producto Interno Bruto (PIB) al cierre de marzo de este año, según el informe del Ministerio de Hacienda.

Analistas consultados por La Nación coinciden en que el nivel actual de la deuda pública ya es el techo, y seguir aumentando el monto del pasivo pondría en riesgo la calificación país y las finanzas del Estado paraguayo. Las notas crediticias otorgadas por las calificadoras internacionales a Paraguay ubican al país en un escalón del grado de inversión.

Al cierre del primer trimestre de este año, la deuda pública trepó a los US$ 13.046 millones, mostrando un crecimiento de 6,8% en comparación con el monto registrado al término del 2020, que fue de unos US$ 12.212 millones.

Te puede interesar: La deuda pública alcanzó los US$ 13.046 millones y se ubicó en 34,2% del PIB

César Barreto, economista y exministro de Hacienda, afirmó que el nivel de endeudamiento de Paraguay ya supera el umbral del 30% del PIB, y dejó de ser considerado como prudente, teniendo en cuenta el diseño de la actual Ley de Responsabilidad Fiscal.

El especialista reconoció que este 2021 será aún un año con pandemia que involucrará varios costos al Estado. No obstante, sugirió que una vez que se salga de esta crisis sanitaria, el Estado deberá encarar un plan para corregir el déficit fiscal y estabilizar la relación deuda pública sobre el PIB.

César Barreto, analista económico. Foto: Archivo.

Austeridad en los gastos

En el mismo sentido, insistió en que este y el próximo año el Gobierno debe mantener una extrema austeridad con los gastos corrientes y evitar los gastos improductivos, además de priorizar en un 100% la salud pública.

“Si no lo hacemos, nos va a ocurrir lo que está pasando con Colombia, se incrementa su spread de riesgo país, el costo de su financiamiento, y probablemente le reduzcan la calificación de riesgo, que le puede hacer perder el grado de inversión que tiene hace unos cuantos años. En nuestro caso, no lograremos hasta ahora alcanzar el grado de inversión que estamos buscando hace muchos años”, dijo Barreto.

El analista económico Amílcar Ferreira indicó, por su parte, que el nivel actual de la deuda pública ya es el techo hasta donde el Paraguay puede sostener. “Hasta ahí es prudente llegar. Seguir aumentando eso va poner en riesgo la calificación crediticia de Paraguay y la estabilidad financiera del Estado”, aseveró.

Leé también: El precio internacional de la soja sigue fuerte, llegando a valores históricos

Evitar deudas para financiar obras

Amilcar Ferreira, analista económico. Foto: Archivo

Sobre ese mismo punto, Ferreira expresó que a partir de ahora el Gobierno debe apelar a otros mecanismos, como por ejemplo la racionalización del gasto público corriente, la Alianza Público-Privada (APP), etc., y ya no al endeudamiento público como vía para seguir financiando obras y otras cosas.

La deuda pública experimentó en el 2020 un incremento de 37,8% en comparación con el 2019 debido a la llegada de la pandemia del COVID-19 en Paraguay, que no dejó otra opción al Gobierno más que recurrir a un fuerte endeudamiento para tratar de fortalecer el descuidado sistema de Salud y ayudar a los sectores afectados a través de subsidios y capitalización de la banca pública para la concesión de créditos.

Debido al aumento en el ritmo de contagios y muertes por COVID-19 experimentado desde febrero, el Ministerio de Hacienda trabaja en nuevas medidas económicas para auxiliar a los sectores más afectados.

Al principio se habló de un redireccionamiento de recursos del Presupuesto General de la Nación (PGN) 2021 para financiar dichas medidas. No obstante, el ministro de Hacienda, Óscar Llamosas, comentó que recurrir a un nuevo endeudamiento es también una alternativa manejada para financiar las medidas económicas.

Te puede interesar: El dólar se encareció 3,4% en abril, luego de dos meses de depreciación

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar