A través de un comunicado conjunto emitido por las asociaciones y cámaras de negocios formales del Paraguay, los comerciantes piden instalar una urgente mesa de diálogo con el Ministerio de Salud Pública a fin de buscar una salida a la venta irregular de bebidas alcohólicas pese a la restricción horaria por decreto presidencial.

Denuncian el nulo control que reciben los negocios informales que se dedican a la venta de bebidas alcohólicas de origen de contrabando.

Te puede interesar: Evalúan impacto del subsidio a comerciantes de zonas fronterizas con Argentina

Ello genera un grave daño a los negocios formales que se ven obligados a cerrar o en muchos casos a la dolorosa realidad de tener que suspender o prescindir de colaboradores, generando un impacto económico y social a un sector importante de la población.

“En el contexto de la restricción horaria establecida en el decreto del Poder Ejecutivo 4.455 que limita la venta y el expendio de bebidas alcohólicas hasta las 22:00, es de público conocimiento y de gran difusión en las redes sociales un auge inusitado de venta en lugares físicos que incumplen las reglas, además de ventas por teléfono, WhatsApp y envíos de delivery a cualquier hora de la noche y madrugada sin ningún tipo de control ni sanción por parte de las autoridades encargadas de hacer cumplir el decreto”, señala una parte del manifiesto.

Así también, los comerciantes mencionan que en la mayoría de los casos estos productos son comercializados de forma ilegal, sin ningún tipo de cumplimiento de las normativas ni el pago de los impuestos correspondientes. “Con lo cual no solo dañan a los negocios formales, sino a toda la población paraguaya, incluyendo a las arcas del Estado”, añade.

Creciente auge del contrabando

Por otro lado, los comerciantes denuncian el creciente nivel de contrabando que está causando grandes pérdidas para los fabricantes e importadores nacionales que se ven afectados por una disminución importante en sus volúmenes a causa de la gran desventaja comercial al que se enfrentan.

“Los gremios exigen al Gobierno Nacional el cumplimiento de las normativas y, en caso de que la misma sea de control imposible, solicitan la eliminación de la restricción, teniendo en cuenta que controlar las aglomeraciones es más eficiente que controlar la venta en los negocios formales, en los cuales se cumplen todas las normativas y los protocolos en materia sanitaria”, puntualiza el comunicado.

Por último, los gremios exigen establecer un criterio de equidad con la norma, alegando que en las condiciones actuales no se precautela la salud ni se cuida la economía y los empleos de la población.

Avalan el comunicado los directivos de la Asociación de Propietarios y Operadores de Estaciones de Servicios y Afines (Apesa), la Cámara Paraguaya de Supermercados (Capasu), además de la Asociación de Bodegas del Paraguay (ABP) y la Cámara Paraguaya de Bebidas Alcohólicas (Capaba) y Biggie Express.

Leé también: La EBY financia cultivo de sorgo forrajero para apoyar a productores pecuarios de Pilar

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar