La firma Catedral no escapa de los efec­tos que ocasiona esta pandemia, en un 2020 pobre en movimiento comercial y complicaciones para la inver­sión. En ese sentido, Catedral está comprendida dentro de las medidas generales de la Ley de Emergencia, comentó Óscar Vicente Scavone Rivas, directivo de la compañía Sca­vone Hnos. SA, actualmente Laboratorio Catedral SA. Fue ayer, en el marco de un brin­dis por los 115 años de opera­tiva de la empresa en el mer­cado local.

“A pesar de esto, Catedral supo actuar con rapidez en la parte comer­cial, con buenas gestiones de ventas, lo que permite sacar un año, si podemos llamar, razonable, ya que no es lo que esperábamos. Se sintió la cuarentena, los cierres, pero a pesar de todo eso, se hizo un año razonable como compa­ñía”, expresó.

Scavone resaltó que lo más afectado fue la inversión, que desde el punto de vista de la industria farmacéu­tica es muy importante. “En algún momento del año, allá por abril y mayo, se tuvo que hacer una leve reducción de personales, unas 15 perso­nas, sobre todo en el sector comercial, ya que no había visitas médicas, gestiones de ventas, porque estaba todo cerrado”, comentó.

En tanto, aclaró que eso se suplió más adelante, ya que se hizo una gran tarea social de apoyo a hospitales y cen­tros principales de combate al COVID-19.

“Lo único positivo que deja esta pandemia es una lección, en el sentido de que todos nos hemos tenido que ajustar el cinturón, y hacer e implementar medidas de cuidados y buena administración, que uno general­mente no hace”, dijo. En un momento dado, como todas las empresas, se resintieron las ventas y la rentabilidad de la empresa empezó a sufrir, comentó.

Por su parte, el ingeniero Felipe Resck, también direc­tivo de la compañía, des­tacó que tienen una planta moderna en funcionamiento, con los mejores estándares internacionales para la pro­ducción de medicamentos. “Durante la pandemia se estableció un sistema de tra­bajo por cuadrillas, con un estricto control de la norma sanitaria para evitar los contagios, al punto que no tuvimos ningún registro de infectado”, agregó.

Afirmó que la gente, en el sec­tor de la producción, demos­tró una gran capacidad de adaptarse a las circunstan­cias, bajo normas más rigu­rosas de operar, lo que es un punto muy favorable y habla mucho del compromiso que tiene Catedral.

Te puede interesar: Hay 30% de evasión del IVA, que representa G. 4 billones por año, revela titular de la SET

Fruto del esfuerzo de una familia

Luis Zanotti. Foto: Pánfilo Leguizamón.

Scavone Hnos. SA, hoy Laboratorio Catedral SA, fue fundada en 1905 por los hermanos Domingo, Miguel y Laviero Scavone, cuando establecie­ron la Botica y Droguería de la Catedral, siendo sus funda­dores verdaderos pioneros de la farmacología en Paraguay.

“Realmente la empresa tiene más de 115 años, pues se inició 10 años antes como unión de médicos italianos, crearon una pequeña empresa de artículos farmacéuticos entre herma­nos y sobrinos. La sociedad se disolvió y quedaron solo los hermanos de Scavone, por lo que se fundó bajo ese nombre. El 11 de noviembre del 1905 se fundó a Botica y Droguería de la Catedral”, dijo el directivo Luis Zanotti.

Catedral, ubicada en la zona céntrica de la ciudad, entre la Catedral de Asunción (de ahí su nombre) y el antiguo Mercado Guasu, dio sus primeros pasos fruto del esfuerzo de una familia de tradición, donde el ímpetu y el profesionalismo dieron lugar a la creación de “la botica”, mezcla de conocimientos, pipe­tas, tubos de ensayo, buretas, honestidad, inconformismo y con­vicción de un horizonte mejor en pos del bien de todos.

La familia apostó por la salud de la población, así Catedral SA ini­cia el más completo surtido de preparados para recetas médicas y tratamientos de afecciones y enfermedades.

Lea también: Desde el MAG plantean sustituir el asistencialismo por créditos a campesinos


Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar