De enero a octubre del 2020, el Estado paraguayo recibió US$ 407,2 millones de parte de la Itaipú Binacional por los conceptos de cesión de energía, royalties y pagos a la Administración Nacional de Electricidad (Ande). La entidad sigue cumpliendo en tiempo y forma con las obligaciones establecidas en el Anexo C del Tratado, pese a los embates de la pandemia causada por el COVID-19 y a la complicada situación hidrológica.

Hasta el décimo mes del corriente año, la binacional remesó US$ 200,8 millones al Tesoro Nacional por la cesión de energía, y US$ 166,8 millones por los royalties. Asimismo, la Ande ingresó US$ 39,6 millones por resarcimiento de las cargas de administración y utilidades, de acuerdo con el reporte de la Dirección Financiera, lado paraguayo, de la binacional.

Lee también: Mipymes en pandemia: 4 de cada 10 no recibieron apoyo económico

En lo que corresponde solo a octubre, el Tesoro recibió US$ 20,1 millones en concepto de cesión de energía y los royalties ascendieron a US$ 18,4 millones; mientras que la transferencia a la Ande representó US$ 1,4 millones por resarcimientos. Si a los pagos efectuados en el 2020 se añade el abono de US$ 20,2 millones ya adelantado en diciembre del 2019 por royalties (pero con vencimiento en enero del 2020), el total transferido con vencimientos al presente ejercicio equivale a US$ 427,4 millones.

Los desembolsos de Itaipú, tanto en concepto de royalties como por la cesión de energía, son depositados en el Banco Central del Paraguay (BCP) en las cuentas del Ministerio de Hacienda. La cartera fiscal es la encargada de la distribución de los recursos provenientes de la explotación del aprovechamiento hidroeléctrico, según disponen las normativas legales.

Te puede interesar: Ande prevé mejorar servicio en el Este con nueva línea de abastecimiento en Santa Rita

Los royalties constituyen una compensación financiera que reciben los Estados de Paraguay y Brasil por la utilización del potencial hidráulico del río Paraná para la producción de energía eléctrica en la represa de Itaipú, mientras que la cesión de energía es la compensación abonada por el Estado brasileño para acceder a la parcela de la producción que Paraguay no utiliza (excedentes).

Una parte de los royalties se destina a las cuentas del Tesoro nacional para el financiamiento de los gastos del Presupuesto General de la Nación (PGN) y otra importante porción, Hacienda transfiere a las gobernaciones y municipalidades. En el caso específico de la compensación por cesión de energía, la totalidad de los recursos es enviada al Fondo Nacional de Inversión Pública y Desarrollo (Fonacide).

El óptimo desempeño de la central hidroeléctrica en la generación y suministro de energía y las transferencias financieras realizadas a los Estados son posibles gracias a los procedimientos adoptados por la entidad para garantizar el buen funcionamiento ante la coyuntura actual. De esta forma, Itaipú inyecta importantes recursos a las finanzas públicas para hacer frente a estos difíciles momentos.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar