Hoy 8 de setiembre se celebra el Día Nacional de la Industria. Este año la celebración es atípica y en un contexto muy diferente al de períodos anteriores. La pandemia del COVID-19 cambió absolutamente todo, pero pese a ello se muestran optimistas, ya que es uno de los pocos sectores que pudo seguir operando durante la cuarentena, eso sí, con esquemas de trabajado adaptados al confinamiento exigido por la emergencia sanitaria.

Así lo señaló el viceministro de Industria del Ministerio de Industria y Comercio (MIC), Luis Llamosas, quien contó que la industria en sí no paró, excepto los primeros meses de la pandemia, entre marzo y abril para algunos rubros, pero que gracias a la capacidad de transformarse y adaptarse con cuadrillas de trabajo, turnos rotativos y ampliaciones de horarios para no aglomerarse, pudieron seguir trabajando.

La industria metalúrgica demostró poder producir camas hospitalarias en el marco de la pandemia. Foto: Gentileza.

Lea también: Segunda empresa cárnica más grande del mundo llegará a Paraguay e invertirá US$ 100 millones

“Estamos apuntando a cerrar un buen año pese a la pandemia, no podemos decir ganar, pero no podemos obviar que la industria no dejó de producir, las inversiones no pararon, claro ejemplo el más reciente de la industria cárnica que se asentará en Paraguay”, expresó Llamosas.

Con base en datos del Banco Central del Paraguay (BCP), el sector industrial representa el 19% del Producto Interno Bruto (PIB) local y emplea a 384.810 personas en forma directa, según la Encuesta Permanente de Hogares Continua 2019, de la Dirección General de Estadística, Encuestas y Censos (DGEEC).

Lo expuesto por el subsecretario fue avalado por el titular de la UIP Joven, Paulo Duarte, quien señaló que el sector privado pudo demostrar que realmente la industria paraguaya puede abastecer al país, y que gracias a la pandemia también se pudo dar crédito a las industrias, emprendedores y mipymes, que se reinventaron para cumplir con los compromisos.

“Vemos que la industria nacional está a la altura de cualquier desafío, porque desde el día 1 de la pandemia se adaptó, se reinventó y por sobre todo, no dejó desabastecido al país. En cambio desde el Gobierno se vive un contexto paralelo, sin recortes que solo delatan la falta de políticas públicas para el desarrollo industrial a largo plazo y la escalabilidad de las mismas”, acotó.

Sectores con buen comportamiento

Uno de los rubros industriales con mejor comportamiento fue el de alimentos. Foto: Néstor Soto.

Conforme a los datos estadísticos del MIC, los sectores de la industria que tuvieron buen comportamiento durante la pandemia fueron los de alimentos, dentro de ellos el rubro cárnico, bebidas, tabacos, así como el de la construcción promovido por las obras, químico farmacéutico, confecciones y textiles, que también pudo sostener la crisis logrando un hecho histórico, como lo es el acuerdo nacional para la confección de batas. Llamosas resaltó también la actividad de la industria láctea y de plásticos.

En ese contexto, la cartera industrial reveló que se registró incluso un aumento de las exportaciones con valor agregado, como ser las manufacturas agrarias que se incrementaron del 17% al 33%, y las manufacturas industriales del 4% al 13% en los envíos generales.

Farmacéuticas generan 5.000 empleos

La industria farmacéutica pudo corroborar que se hicieron despidos, no obstante, las ventas bajaron. Foto: Archivo.

Lo anunciado por Industria y Comercio fue validado por uno de los sectores que se mantiene firme y pujante, la industria farmacéutica. El presidente de la Cámara de la Industria Química Farmacéutica del Paraguay (Cifarma), Gerardo García, aseveró que no hubo pedidos de suspensión laboral ni despidos en las empresas del rubro, que ocupa unos 5.000 empleos directos.

No obstante, los cambios en los hábitos de consumo del consumidor, que solo está comprando lo necesario, repercutieron en las ventas locales que se contrajeron en un 30% en promedio, en similar promedio que las exportaciones a causa de que las conexiones aéreas fueron limitadas.

“Nosotros creemos que esta situación se va a mantener por lo menos hasta los primeros meses del año que viene. Para las exportaciones, mientras no tengamos solucionado las conexiones aéreas, se hace difícil cumplir y ampliar nuestro mercado”, indicó.

Otro factor preocupante para la industria farmacéutica es que el Gobierno debe priorizar en las compras públicas a la industria nacional, a más de otorgar líneas de créditos accesibles. “Lastimosamente, el Ejecutivo vetó la ley de margen de preferencia, lo cual demuestra su poca sensibilidad con la industria”, sentenció.

La industria paraguaya no está forjada solo por las grandes empresas y sus enormes fábricas, ya que también la componen las micros, pequeñas y medianas empresas. Foto: Archivo.

Mipymes son parte de la industria

La industria paraguaya no está forjada solo por las grandes empresas y sus enormes fábricas, ya que también la componen las micros, pequeñas y medianas empresas. Conforme al Directorio General de Empresas y Establecimientos (DIRGE), de la Dirección General de Estadística, Encuestas y Censos (DGEEC), existen unas 39.564 mipymes industriales.

De ese número, 30.534 son microindustrias, 3.245 son industrias pequeñas y otras 710 medianas. Unas 680 son grandes industrias y otras 4.395 figuran como no reportado, conforme a datos del DIRGE del 2019.

Puede interesarle: Paraguay puede exportar US$ 2,6 millones a Singapur aprovechando la demanda de dicho mercado

Al efecto, la presidenta de la Asociación de Mipymes Industriales, Guillermina Imlach, habló de otros números más, como que el 90% de las mipymes industriales corresponden al rubro de alimentos, seguido de confecciones, y en menor escala metalúrgica, construcción, gráfica, software, entre otros.

Desde el contexto de las mipymes, asegura que la pandemia les afectó en un 75% en promedio, pudiendo trabajar en un 25%; es decir, que no llegó a parar del todo, ya que pudo seguir produciendo en menor escala. “Es increíble, pero siempre hay clientes que necesitan pequeñas cantidades para un negocio micro también, y es donde nosotros abastecemos, porque podemos producir desde 50 o 100 unidades, que generalmente las grandes no hacen”, añadió.

Más acompañamiento

En cuanto a las necesidades de las mipymes, las industrias podrían ser mejor acompañadas con innovación, créditos para la compra de maquinarias y mucha capacitación, porque generalmente se inicia como emprendedor que luego pasa a ser empresario. “Las pequeñas industrias necesitan innovar, cambiar o comprar nuevas máquinas, y para eso también requieren de créditos con tasas bajas y financiamiento a largo plazo”, precisó.

Las mipymes más grandes, que también precisan de lo anterior, apuntan generalmente ya a querer ganar mercados internacionales, como se está dando actualmente con algunas mipymes, como una de alfajores, que enviará su producción artesanal a Estados Unidos, por lo que el acceso a nuevos mercados es fundamental.

Por otro lado, como un sector más nuevo y con gran potencialidad de escalar es la industria del software, que puede llegar a las mipymes para facilitar la actividad empresarial con la tecnología, ya que muchas todavía llevan sus registros en planillas manuales, pero hacen falta más desarrollos acordes y accesibles para la categoría mipymes, aportó Imlach.


Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar