El sector gastronómico todavía sigue resentido y no se acerca a la recuperación, pese a haber logrado ingresar en la fase 3 de la cuarentena inteligente en el mes de junio, cuando recién debió hacerlo en la fase 4, y otras maniobras para intentar recuperar los daños ocasionados por el cierre total de los locales durante tres meses.

Al respecto, esta mañana habló con Radio UNO AM, Juan Galeano Grassi, representante del Núcleo de Empresas Gastronómicas del Paraguay, quien puso en contexto el avance de la situación, que en realidad aún está parada por la crisis socioeconómica ocasionada por el COVID-19.

Pese al adelantarse en la fase 3 más las medidas alternativas, el sector gastronómico todavía no logra recuperarse. Foto: Archivo.

Lea también: Nueva expectativa de envíos de maquila es superar los US$ 600 millones este año

“Vamos lidiando con todas las situaciones que se presentan para tratar de mantener nuestras empresas de pie, y por sobre todo los puestos de trabajo. Muchos restaurantes y bares disminuyeron significativamente la cantidad de mesas o lugares disponibles para poder recibir a los clientes”, expresó Grassi.

No obstante, existe el temor por parte de los clientes de asistir a lugares cerrados, ya que la mayoría de los restaurantes o bares están montados en salones o espacios contraídos, pero por sobre todo está la cuestión económica y es que mucha gente no quiere gastar en experiencias que no sean de primera necesidad, ya que hay mucha incertidumbre en el ambiente, explicó.

Limitaciones de fase actual

Así también, otro factor es que en la fase actual hay personas que todavía no pueden salir, como los adultos de 60 años de edad para arriba, o niños de 10 años para abajo, lo cual limita a que las personas a que pueda salir a disfrutar en familia.

En cuanto a la generación de empleo del sector, el representante gastronómico estimó que a nivel país trabajan de forma directa e indirecta unas 140 mil personas, y que existen zonas más complicadas como desde Pedro Juan Caballero hasta Encarnación, pasando por Alberdi, donde están totalmente desesperados, ya que la situación es realmente dura.

“Si no fuese por los programas de ayuda como Pytyvõ, estaríamos hablando de otra cosa. Nos queda esperar que cuando tengamos una vacuna, podamos avanzar a una fase superior, y estamos seguros que la gente va volver a salir a las calles, y volver a usar estos servicios”, señaló.

Otro de los factores es que muchas personas temen recurrir a espacios cerrados, así como el componente económico, para no gastar. Foto: Christian Meza.

Puede interesarle: Carne bovina proveniente de vacas y vaquillas tiene vía libre para exportar a la UE

Nuevas estrategias evaluadas

Como posibles alternativas, el gastronómico indicó que están trabajando con diferentes concejales de Asunción, con la idea de emitir una ordenanza que permita a los restaurantes y bares capitalinos poder ocupar eventualmente ciertos espacios públicos como las veredas y estacionamientos. “Con eso podríamos disponer de algunas mesas y sillas para poder recibir a la gente, y que podamos tener un espacio más abierto y aireado, ya que la gente tiene miedo de concurrir a los espacios cerrados”, agregó.

Al tiempo de sumar la experiencia de otros países que fueron fuertemente afectados como España y Alemania, que ya pudieron reactivar todo lo que tiene que ver con el esparcimiento, lo cual se pudo observar que la gente reaccionó bien, por lo que más adelante verán la posibilidad de habilitar espacios peatonales y siempre abiertos en diferentes puntos de Asunción, de modo a brindar mayor seguridad y tranquilidad a los consumidores, puntualizó.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar