Desde la empresa Healthy Grains SA desmintieron la acusación de la Cámara Paraguaya de Cannabis Industrial (Cannapy) sobre una supuesta monopolización del negocio del cultivo del cáñamo. Alegan que hay otras 4 firmas que cuentan con la licencia por parte del Ministerio de Agricultura y Ganadería. Señalan además que la Cannapy, como gremio, no se encuentra legalmente constituida ni reconocida por organismos internacionales ni locales, y que fue creada solo para operar a favor de una firma en “bancarrota”.

En comunicación con La Nación, Blas Arévalos, director de Healthy Grains SA, señaló que la Cannapy no tiene legitimación ni escritura en el Registro Público como cámara. Agregó que no se encuentra reconocida por la Asociación Latinoamericana de Cáñamo Industrial (Laiha, por sus siglas en inglés) ni por el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) como tal.

En ese sentido, aclaró que sí existe otra cámara reconocida por el MAG, con escritura pública en el Registro Público como gremio, que sí es miembro de LAIHA y que también está reconocida por la Organización de Naciones Unidas (ONU). Se trata de la Cámara del Cáñamo Industrial del Paraguay (CCIP), de la cual forma parte Healthy Grains y otras firmas.

“Y la cámara fraudulenta que no tiene registro ni es reconocida, Cannapy, cuyo presidente Juan Carlos Fischer quien también presidió en su momento la Cámara del Ka’a He'ẽ y quien destruyó ese sector, ahora presiona con denuncias a todo el mundo. Incluso al MAG y al Senave para que se le autorice a dedicarse al cáñamo. Quieren la licencia”, sostuvo.

Cannapy opera para Alquimia, firma con frondosos antecedentes, sostiene

Arévalos explicó que detrás de la Cannapy, quien realmente lleva adelante las denuncias y que busca una licencia para el cultivo es la firma Alquimia SA, la cual de hecho forma parte del citado gremio.

“Esta empresa intentó tener la licencia, pero existe un reglamento consensuado por decreto presidencial y por varias instituciones, el Senave, el IPTA, MAG, etc. Hay una serie de exigencias y esta empresa no cumple con ese perfil. Tiene problemas económicos, antecedentes con el Senave”, expuso.

Arévalos agregó que Alquimia tiene frondosos antecedentes de morosidad, según se observa en su Informconf, tales como demandas con la Cooperativa Neuland, Bancop, tiene operaciones morosas con bancos locales por US$ 4 millones. “Según se observa en su Infocheck, tiene 88 cheques rebotados en los últimos 3 años”, indicó.

Parte del Informconf de Alquimia, proveído por Blas Arévalos. Foto: Gentileza.

Además de ello, reveló que el Servicio Nacional de Calidad y Sanidad Vegetal y de Semillas (Senave) abrió un sumario a la firma Alquimia por declaración falsa al momento de importar semillas de cáñamo. “Declararon “X” origen y de “X“ manera, pero la carga venía totalmente de otra forma. El Senave incluso dio intervención a un juez penal. La carga quedó incautada. El propio sumario del Senave les ordena destruir o reexportar la carga, además de la aplicación de una multa”, expuso.

Sumario administrativo que concluyó con sanción para la firma Alquimia, proveído por Blas Arévalos. Foto: Gentileza.

Nota relacionada: Gremio del cáñamo industrial se defiende de acusaciones

MAG exige altos estándares a las empresas

Por otra parte, Arévalos destacó que las empresas que sí tienen licencias forman parte del CCIP. “Estas firmas sí cumplieron con las auditorías del MIC de sus balances, sus ratios económicos. Se auditaron sus fondos de dinero, sus activos, inversiones, business plan, certificaciones. El reglamento dice que el estándar de calidad debe ser alto. Estas empresas tienen certificaciones internacionales. Es alta exigencia para cuidar que el mercado no se destruya”, sostuvo.

Señaló el empresario que justamente es muy ajustado el target para que no se le habilite a cualquier firma que no tenga lo necesario. “En nuestro caso hemos cumplido e hicimos ensayos experimentales en el Instituto Paraguayo de Tecnología Agraria (IPTA). Luego hicimos un segundo ensayo. Son inversiones gigantescas. En máquinas, con auditorías de EEUU. Todo está en regla. Y por esta otra parte, esta gente se dedica a hacer denuncias infundadas usando esta supuesta cámara para conseguir objetivos para una empresa en bancarrota y le ponen como cara visible a Juan Carlos Fischer”, culminó declarando.

Versión de la Cannapy: “Hay monopolio”, afirman

Desde la Cámara Paraguaya de Cannabis Industrial (Cannapy) denuncian que el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) autorizó a una sola empresa el cultivo. Curiosamente el propietario de la firma es amigo de Rodolfo Friedmann y a la vez, ligado al clan Ferreira, investigado por las licitaciones amañadas en Salud Pública.

“Esta cámara se constituye en octubre del año pasado, ya venía trabajando en todas las escalas. A medida que iba pasando el paso nos encontramos que habría un beneficio a una empresa en especial. La cámara lo que quería era trabajar libremente”, señaló Juan Carlos Fischer, representante del Cannapy, en comunicación con Universo 970 AM.

Sostuvo que posteriormente comenzaron los problemas porque los asociados reclamaban el porqué una sola empresa era la beneficiada y no todas las del gremio, ya que la idea desde el inicio era operar libremente y no excluir a los trabajadores.

Fischer mencionó que actualmente están a punto de perder el año agrícola y preocupan “todos los comentarios” que se vienen manifestando contra el titular del MAG, Rodolfo Friedmann, tanto en la Cámara Paraguaya de Cannabis Industrial (Cannapy) como en otros gremios.

Nota relacionada: Piden aclarar denuncias contra Friedmann por monopolio y por beneficiar a una empresa amiga

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar