La Red de Inversiones y Exportaciones (Rediex), del Ministerio de Industria y Comercio (MIC), tras una revisión de las estrategias y sectores con mayor potencial pos-COVID-19, encontraron dos aspectos prioritarios, por un lado que Paraguay deberá trabajar en 14 sectores identificados con alto potencial de diversificación de la exportación y buscar atraer inversiones en 9 sectores significativos.

Los potenciales sectores son: manufactura liviana, agroindustria de valor agregado, servicios personales, servicios digitales, logística, industrias creativas, turismo, forestal, y minería de valor agregado.

Asimismo, se contempla en la revisión del plan para la contingencia nacional la disminución de la dependencia de las economías vecinas, lo que fue realizado con el apoyo de expertos internacionales liderados por el Dr. Roberto Artavia, junto con profesionales y especialistas de la institución.

Invertir en manufactura seguirá siendo atractivo en Paraguay, por el bono demográfico y la mano de obra barata. Foto: Archivo.

Lea también: Fábrica de toallas paraguaya exportará 4.000 unidades a Uruguay

En ese sentido, como primer parte del plan, se habla en principio de las acciones en que se deberán centrar las estrategias para los sectores potenciales para la atracción de inversiones en manufactura liviana, agroindustria de valor agregado, servicios profesionales, servicios digitales, logística regional, industrias creativas, turismo, forestal y minería de valor agregado.

Redefinir estrategias

“El Paraguay debe aprovechar esta coyuntura para redefinirse en los mercados internacionales, para mostrarse como destino de inversiones en los sectores en que ofrece amplio potencial, sin sacrificar su estabilidad macroeconómica”, expresa el documento.

El listado de los 9 sectores potenciales para la atracción de inversiones se debe a que Paraguay cuenta con una robusta estabilidad macroeconómica, está ubicado en el centro de la región, goza de energía abundante y competitiva, posee diversos recursos naturales, mano de obra y bono demográfico joven, y se puede tener una alta calidad de vida a costo razonable, explica el boletín.

Cambios en el consumidor

El plan de atracción de inversiones se aferra a la vez en cómo cambiará el comportamiento del consumidor luego de la pandemia y grafica que en materia de salud se potenciarán la telemedicina, la salud mental y física, uso de vitaminas y el ejercicio al aire libre. Respecto a las compras, salen del esquema con tendencia a la baja en la adquisición de prendas de vestir e inversiones altas como en bienes raíces, muebles o electrónica.

Para la alimentación, las personas se inclinarán hacia las comidas frescas, sanas, con apoyo a lo nacional y ya no se practicará tanto salir a comer afuera. En lo que respecta a las finanzas, se avizora el ahorro, las suscripciones versus las compras, los pagos sin contacto y apoyo a la comunidad.

Puede interesarle: Fisalco lleva una ejecución del 23% de US$ 109 millones

Factor laboral

En el orden del transporte, habrá una caída en las compras de automóviles y las personas ya no priorizarán tanto vivir cerca del trabajo, que puede explicarse también por el factor trabajo, con aumento en el teletrabajo y los contratos de trabajo temporales.

Asimismo, el uso de la tecnología se estima en aumento a través de las teleconferencias, la educación en línea, en el uso de redes sociales y en la conexión de banda ancha.

En tanto que para el rubro de entretenimientos, se estima que el consumidor optará más por las reuniones familiares, videos en streaming y se prevé una merma en los viajes de vacaciones fuera del país, al igual que los entretenimientos fuera de casa como el cine.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar