Claudia Carolina Benítez Fois es una emprendedora nata. Como a muchos, le golpeó la pandemia, pero logró revertir la situación y adecuarse a la misma innovando y lanzando al mercado un producto muy demandado actualmente, pero con sus características propias, como lo es el lavamanos.

Hoy, en un especial de emprendedores de La Nación, que quiere contar las distintas situaciones por las que tuvieron que atravesar y lo siguen haciendo muchos emprendedores, microempresas y hasta las grandes, te traemos la historia de Claudia Carolina.

Lea también: Convocatoria para empoderar a mujeres en tiempos de COVID sumó más de 1.000 inscriptas

La emprendedora diseñó su propio lavamanos portátil y es a pedal. Foto: Gentileza.

La joven protagonista del día es de profesión abogada, pero siempre con la insaciable sed de emprender y aportar algo, que había encarado un negocio propio con la confección de camisas de diseños propios tras una decepción laboral, que luego fue migrando a elaborar desde indumentarias diversas y uniformes empresariales a pedido de las propias empresas por la calidad de las camisas.

Claudia nos cuenta cómo surgió la idea del lavamanos, ya que lógicamente los pedidos disminuyeron y pararon con la crisis sanitaria, pero ella no podía parar, por lo que tuvo que acondicionar su taller con las medidas preventivas necesarias, que fue cuando se dio cuenta que necesitaba de un lavamanos portátil, y los que encontraba en el mercado no le convencían, por lo que decidió diseñar y crear, con la ayuda de un herrero, su propia línea de lavamos portátiles a pedal, que no requiere usar las manos, es decir, no hay opción de contaminación.

Puede interesarle: Cepal sitúa a Paraguay como el quinto país que mejor actuó con paquetes fiscales

Diseño y creación

“Veía que las personas hacían estos tipos de lavamanos de tambor, pero no me cerraba la idea o el modelo, sin desmeritar, pero donde iba probaba y muchas veces ya no funcionaba, o era incómodo o antiestético, a más de que tenés que tocar sí o sí el pico del jabón o del alcohol en gel, lo cual no me gustaba”, expresó Claudia.

Y fue así que, al ser técnica en informática y como alguna vez realizó dibujo técnico, se puso a dibujar, le llamó a su herrero, quien supo interpretar sus ideas, y les llevó unas dos semanas sacar el prototipo o modelo definitivo, que una vez terminado el producto realizó un video para mostrar el lavamanos portátil y alzarlo en las redes, que tuvo mucha repercusión por ser un modelo innovador, completamente a pedal, con materiales resistentes y estético.

Claudia Carolina Benítez Fois, emprendedora. Foto: Gentileza.

Resaltó que se trata de un producto artesanal, ya que está hecho a mano, pero con todos los estándares de calidad necesarios que fueron previamente bien estudiados y definidos por la creadora para su posterior comercialización, que lo hace conforme surjan los pedidos.

La emprendedora hace llamar a su emprendimiento con su nombre propio, “Claudia Carolina”, que tras la decepción laboral de hace algunos años la impulsó a emprender con un negocio propio, pero mencionó que la idea ya estaba sembrada desde hace un tiempo en su cabeza, la de crear su propia marca de camisas.

El uso del jabón está diseñado para que sea a pedal, sin tener que tocar el pico del envase. Foto: Gentileza.

Actualmente cuenta con cinco líneas de productos, la línea ejecutiva, operativa, salud y belleza, hotelera y gastronómica y el último anti-COVID-19 tras la llegada del virus con los mamelucos, batas, gorros, cubrecalzados, tapabocas, a lo que se sumó el lavamanos portátil a pedal, el cual tiene dos diseños, uno estándar y otro para el jardín que cuenta con techito.

Especificaciones técnicas

El lavamanos portátil a pedal está fabricado con caños cuadrados de hierro, chapa galvanizada, por lo que no se oxida, bacha de acero inoxidable, canilla cromada, goza de una conexión fácil, solo se necesita una canilla y una manguera, más el mecanismo a resorte, lo cual lo convierte totalmente a pedal, es decir, no se utilizan las manos, por lo que no hay contacto de contaminación.

El producto pesa aproximadamente entre 5 y 7 kilos, por lo que cualquier persona adulta puede mover y trasladarlo, en tanto que la chapa de señalización mide 43 cm x 15 cm, al que se le puede agregar un logo de la empresa, a más de que puede ser en todos los colores.

El lavamanos incluye el kit de aseo para poder utilizarlo ni bien sea recibido y los precios, según los componentes, van desde G. 1.200.000 sin señalización ni bandeja y alfombra, el de G. 1.400.000 sin cartel de señalización, y el más completo con señalización, kit completo de 1 dispenser de jabón y 1 alcohol en gel, más una toalla de papel en rollo, más 1 basurero portátil de plástico, más la alfombra con la bandeja para la desinfección de zapatos a G. 1.500.000.

Dejanos tu comentario

12H

Ante el salvataje de Friedmann ¿sería válida la opción de que legisladores expulsados vuelvan a sus bancas?

Click para votar