Empresas confeccionistas de la industria nacional se encuentran listas para iniciar la producción masiva de batas sanitarias para Salud Pública en el marco de la lucha contra el COVID-19. El objetivo es reemplazar las importaciones de dicho producto y dar mano de obra a miles de paraguayos.

Así lo explicó este viernes Diego Daud, presidente de la Asociación Industrial de Confeccionistas, en comunicación con el canal de televisión GEN.

“Estamos a punto de cerrar un acuerdo nacional a través de una figura nueva que será introducida en la Dirección Nacional de Contrataciones Públicas (DNCP). Es algo histórico para la industria nacional”, celebró el empresario a través de un contacto realizado por la plataforma Zoom.

Nota relacionada: Batas quirúrgicas con sello nacional serían adquiridas por Salud

Obstáculos vencidos

Uno de los impedimentos del abastecimiento local de las batas era que la industria local no tenía la capacidad para producir la cantidad necesaria.

Al respecto, Daud aseveró que las empresas nacionales tienen la capacidad de asumir el 100% de las necesidades de Salud en cuanto a ese producto en específico.

Destacó además que otro factor determinante fue encontrar el tejido demandado por los estándares internacionales para la producción de batas.

“Efectivamente no sabíamos que íbamos a llegar con lo que decían los requisitos de protección bacteriológica. Y desde ahí iniciamos un proceso. Buscamos los tejidos y sometimos a estudios, cuyos resultados metimos a la Dirección Nacional de Vigilancia Sanitaria (Dinavisa), y la directora nos confirmó que eran positivos los resultados y dijeron que iban a aprobar su uso”, resaltó.

El gremialista añadió que esta novedad también fue puesta a conocimiento del director de Contrataciones Públicas, Pablo Seitz. “Está claro que para que esto sea proveído por la industria nacional, debe tener el registro sanitario correspondiente”, continuó.

Lea más: AICP cuenta con sello de calidad nacional para confeccionar tapabocas

Miles de personas serían empleadas

Por otra parte, el gremialista aseveró que tienen la enorme satisfacción de estar listos para empezar lo antes posible con la producción masiva de batas. Aseveró en ese sentido que también es alto el número de personas que serían empleadas para estos trabajos.

“Ahora nos toca como empresas demostrar que tenemos la capacidad de entregar los productos demandados. Si pudiéramos tomar toda la demanda, podemos decir que de acá a fin de año 30 mil personas podrían tener trabajo”, analizó.

Nota relacionada: COVID-19: 400 paraguayos fabricarían 100 camas hospitalarias por día

Tapabocas quirúrgicos, próximo objetivo

Con relación a la fabricación de tapabocas quirúrgicos, Daud reconoció que la industria aún se encuentra lejos de poder producirlos en forma masiva, teniendo en cuenta que existe un desabastecimiento mundial del tejido quirúrgico que se necesita.

“No hay cantidades importantes a nivel mundial, no hay capacidad a nivel local para proveer. Son insumos con requisitos más altos que las batas, porque están relacionados a la protección respiratoria, lo que es más delicado”, expresó.

No obstante, anunció que están trabajando para igualmente conseguir la materia prima necesaria, alcanzar los estándares de producción y empezar el proceso para producir localmente los barbijos.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar