La Asociación de Importadores y Comerciantes del Paraguay (Asimcopar) elevó su preocupación con relación a las medidas adoptadas por el Gobierno sobre la cuarentena inteligente, teniendo en cuenta que dicho sector no fue considerado para la primera fase, por lo que se ponen en riesgo más de 50.000 puestos de trabajo, sostuvo Giovanni Invernizzi, vocero de Asimcopar.

“Son 50.000 puestos de trabajo que ya están en riesgo porque se debe tener en cuenta que dejamos de trabajar desde el 15 de marzo. Son decenas de millones de dólares que las tiendas en todo el país han dejado de facturar y la situación está insoportable para todos. Nosotros estamos contentos de que se haya hecho una cuarentena inteligente, pero muy decepcionados de que no nos hayan invitado a formar una mesa de trabajo con el Ministerio de Salud a fin de diseñar un protocolo sanitario adecuado para que nuestro sector vuelva a activar”, sostuvo.

Señaló que incluso la asociación ya ha preparado un protocolo sanitario a ser aplicado en las empresas, que fue enviado al Ministerio de Industria y Comercio, a la Presidencia y al Ministerio de Salud.

“Somos personas razonables y lo que queremos es sentarnos a trabajar sobre los protocolos y abrir. Si hoy por hoy los supermercados están abiertos y entran diariamente 8.000 personas, mientras que en nuestras tiendas entraban 200 por día, claramente se puede ver el éxito que tiene el protocolo sanitario en los supermercados, el cual se puede replicar en nuestro sector, que es mucho menos riesgoso incluso a viajar en el transporte público”, precisó.

Cabe señalar que este grupo económico de comercios están incluidos recién en la tercera fase de la cuarentena inteligente, que sería a partir del 15 de junio. El vocero indicó sobre este punto que el mayor miedo de la asociación es que ni siquiera se llegue a la segunda fase para volver a bloquear todos los sectores al comenzar los contagios masivos.

Te puede interesar: Pytyvõ: Programa ya superó 1.096.000 beneficiarios

Incompleta e incorrecta

Invernizzi indicó que la cuarentena inteligente está mal planteada, ya que es incompleta e incorrecta. “Plantemos un modelo de cuarentena diferente. La pandemia está para quedarse, ya que lo único que se logra con la cuarentena estricta es posponer el crecimiento de la cantidad de contagiados y retrasar el pico de la curva. Dada la baja cantidad de camas para terapia intensiva, nunca llegarían a activar la fase 2 y 3. Abramos los ojos y permitan abrir a las tiendas y comercios que cumplen los protocolos sanitarios para obtener un alivio económico”, refirió.

Agregó que desde el Ministerio de Salud se plantea una cuarentena inteligente salud-céntrico y debería ser bienestar-céntrico. “Es una lógica equivocada sin incorporar la parte de bienestar, que es el lado económico. Se trata principalmente del bienestar general de la población, el cual no significa solamente estar sano, ya que la miseria también llega a las familias a las que no les llega el pan a la mesa”, aseveró.

Reclaman a su vez que se tome en cuenta el criterio de personas por m² y no de 800 m², como se plantea actualmente.

El gremio fue constituido el año pasado y forman parte comerciantes, al igual que despachantes de varias zonas del país. Reiteró que el pedido urgente de Asimcopar es lograr abrir una mesa de diálogo con el Gobierno con la intención de diseñar una mejor cuarentena inteligente que sea más integral y sostenible para toda la población.

Lea más: Gobierno no tiene respuesta para comercios fronterizos

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar