El secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, pidió a la comunidad inter­nacional mayor financia­ción en salud mental, ya que los efectos provocados por la inseguridad laboral o la pér­dida de familiares “pueden durar más que la propia pan­demia”. En un comunicado distribuido por el Día de la Salud Mental celebrado ayer domingo, recordó también las enormes desigualdades que existen en el acceso a recur­sos de salud mental y tildó de “inaceptable” que la media de gasto de los gobiernos en salud mental sea del 2% de los fondos destinados a la salud.

La OMS alertó que no se ha cumplido la mayoría de los objetivos para el 2020 del Plan Exhaustivo de Salud Mental. “Es extremada­mente preocupante que, a pesar de la evidente y cada vez mayor necesidad de ser­vicios de salud mental, aún más acuciante durante la pan­demia de covid-19, a las bue­nas intenciones no las acom­pañe la financiación”, aseguró el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreye­sus. “No hay salud sin salud mental”, advirtió Tedros. Pidió a los países que acele­ren el incremento de la finan­ciación en políticas de salud mental.

Por su parte, Guterres se refi­rió especialmente a la situa­ción de los niños, que “pueden sentirse alienados y angustia­dos” durante la pandemia de coronavirus. Según la OMS, alrededor del 25 por ciento de los niños y adolescen­tes del mundo sufren algún problema de salud mental, mientras que el suicidio es la segunda causa de muerte entre las personas de 15 a 29 años de edad.

Dejanos tu comentario