El presidente de Argentina, Javier Milei, dijo ayer viernes ante el Congreso que irá a fondo con sus reformas ultraliberales “con o sin el apoyo de la dirigencia política”, en su discurso de apertura de las sesiones legislativas. “Nuestras convicciones son inalterables, ordenaremos las cuentas públicas con o sin la ayuda del resto de la dirigencia política”, dijo el presidente, al asegurar que, si el Congreso no aprueba sus reformas, utilizará “todos los resortes legales del poder ejecutivo nacional”.

“Cuando nos encontramos con un obstáculo, no vamos a dar marcha atrás, vamos a seguir acelerando”, dijo el presidente entre vítores. “Si lo que buscan es el conflicto, conflicto tendrán”, añadió. Milei resumió las medidas tomadas en sus 82 primeros días de gobierno, en los que puso en práctica draconianos ajustes fiscales.

Al aumento acelerado en precios de alimentos y medicamentos, se sumó la quita de subsidios en los servicios públicos, que causó un ajuste abrupto de las tarifas. A los argentinos, que padecen una inflación de más de 250 % interanual y una pobreza que alcanza a más del 50 % de la población, “les pido paciencia y confianza”, dijo el mandatario.

Invitación al canal de WhatsApp de La Nación PY

Lea más: Moteros viajeros sufrieron violento ataque en India

“Falta un tiempo para que podamos percibir el fruto del saneamiento económico y las reformas que estamos implementando”, aseguró. “Todavía no hemos visto todos los efectos del desastre que heredamos, pero estamos convencidos que vamos por el camino correcto, porque por primera vez en la historia estamos atacando el problema por su causa: el déficit fiscal, y no por sus síntomas”.

El diputado oficialista José Luis Espert dijo a la AFP, al término del discurso, que le parecía bien “poner toda la carne sobre el asador” en referencia a exponer el plan claramente; mientras para la diputada opositora Myriam Bregman se trató de “una cortina de humo para no hablar de la realidad”.

El discurso tuvo lugar a las 21:00 locales (0:00 GMT) en medio de un fuerte operativo de seguridad, mientras cientos de personas protestaban a las puertas del Congreso en repudio a las medidas de ajuste. “Me revuelve la panza”, comentó Elba Sarmiento, una artesana de 37 años. “Lo que está pasando es terrible. Es un exterminio de pobres esto”.

Nuevo “Contrato social”

El presidente convocó a todo el arco político a firmar un nuevo “contrato social” de diez puntos ya establecidos, entre los que enumeró la defensa “inviolable” de la propiedad privada y el equilibrio fiscal “innegociable”. Milei llamó a firmar el “Pacto de Mayo” en la provincia de Córdoba (centro) el 25 de ese mes, aniversario de la Revolución de 1810 que condujo a la independencia argentina de la corona española en 1816.

La firma conjunta del llamado ‘Pacto de Mayo’ estará sujeta a la aprobación de la Ley Bases y Puntos de Partida para la Libertad de los Argentinos y un nuevo Pacto Fiscal y tendrá lugar en Córdoba el 25 de mayo, según ha informado el periódico ‘Crónica’.

“Al primero del mes de marzo del año de Nuestro Señor 2024, con los representantes del pueblo reunidos en el Congreso de la Nación, ante la mirada del Eterno, declaramos la necesidad de un nuevo pacto fundacional para la República Argentina”, ha explicado la Oficina del Presidente en un comunicado compartido en la red social X, antes Twitter.

Han añadido que “el presidente de la Nación, Javier Milei, convoca a las veintitrés provincias y a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, a firmar el día 25 de mayo del presente año, en la jurisdicción de Córdoba, corazón productivo de nuestra Patria, un acuerdo de diez puntos que reconstituye las Bases de la Argentina. Estos lineamientos estarán sujetos a la aprobación previa de la presentada ‘Ley de Bases y Puntos de Partida para la Libertad de los Argentinos’ y un nuevo pacto fiscal”.

Lea también: Cientos de rusos desfilan ante la tumba de Navalni

Los puntos incluyen la inviolabilidad de la propiedad privada, el equilibrio fiscal innegociable, la reducción del gasto público a niveles históricos, en torno al 25 por ciento del PIB, y una reforma tributaria que reduzca la presión impositiva, simplifique la vida de los argentinos y promueva el comercio.

Continúan con la rediscusión de la coparticipación federal de los impuestos para terminar para siempre con el modelo extorsivo actual; un compromiso de las provincias de avanzar en la explotación de los recursos naturales del país y una reforma laboral moderna que promueva el trabajo formal.

Los últimos tres apartados son una reforma previsional que le dé sustentabilidad al sistema, respete a quienes aportaron y permita a quienes prefieran suscribirse a un sistema privado de jubilación; una reforma política estructural que modifique el sistema actual y vuelva a alinear los intereses de los representantes y los representados y la apertura al comercio internacional, de manera que la Argentina vuelva a ser un protagonista del mercado global.

“Dios bendiga a todos los argentinos y nos otorgue la sabiduría y la fortaleza necesarias para superar los desafíos que enfrentamos como sociedad, y construir un futuro próspero para nuestra Nación. Que las Fuerzas del Cielo nos acompañen”, cierra el comunicado, que viene acompañado de la firma del mandatario.

“El cambio que reclaman y necesitan”

Tras el anuncio, gobernadores de distintas han aplaudido la iniciativa de Milei al entender que se trata de un acuerdo que “sentará las condiciones del progreso argentino”, “un pacto político por la economía y la sociedad” que traerá consigo un cambio necesario para Argentina.

Así, por ejemplo, el gobernador de Santa Fe, Maximiliano Pullaro, ha destacado en su cuenta en X, antes Twitter, que “es el tiempo de escucharnos con respeto, sin imposiciones” y que todos tendrán “la oportunidad de impulsar el cambio que los argentinos reclaman y necesitan”.

Por su parte, el mandatario de Tucumán, Osvaldo Jaldo, ha señalado a través de la misma plataforma que es su “responsabilidad institucional buscar la unidad de los argentinos para construir un país mejor para todos”.

En la misma línea se ha pronunciado el gobernador de Entre Ríos, Rogelio Frigerio, quien ha dicho estar “de acuerdo con todos y cada uno de los diez puntos” del ‘Pacto de Mayo’ y ha barajado la invitación de Milei de trabajar conjuntamente en el impulso de herramientas “para dejar definitivamente atrás las políticas populistas”.

El pacto cuenta también con el respaldo del representante de San Juan, Marcelo Orreg, favorable a “todos los acuerdos que (les) ayuden a crecer como país”, e incluso del mandatario de Chubut, Ignacio Torres, --a quien se ha enfrentado recientemente por recortes a fondos coparticipables-- que ha coincidido “en el norte de los ejes planteados, con diálogo y respeto por el federalismo”.

Por último, el jefe de Gobierno porteño, Jorge Macri, ha reiterado la idea de que este pacto contribuirá al cambio que hará “que los argentinos de bien puedan trabajar y progresar libremente”, y ha asegurado que, siempre que se le requiera para trabajar en esta dirección, “ahí estará presente”, pues es consciente de “la necesidad de austeridad y de recuperar el valor de la política al servicio de la gente”.

“No les dice (a los legisladores) directamente que va a gobernar por decreto, si bien los amenaza al decir que las leyes van a salir por el Congreso o por decreto, pero le ofrece un pacto a libro cerrado”, dijo a la AFP Iván Schuliaquer, politólogo de la Universidad Nacional de San Martín. “Él propone que la única voluntad popular que vale es la que lo votó a él y no a los gobernadores ni a los diputados y senadores”, agregó.

Por otro lado, el experto consideró que, al proponer un pacto político próximo, Milei “pone un horizonte para la política de aquí a tres meses, sabiendo que la economía de la mayoría de la gente va a estar peor en esos meses”. El propio Milei había dicho en una entrevista que “lo peor (del ajuste) llegará en marzo y abril; tocaremos fondo para después rebotar”.

“Idiotas útiles”

Diez días después de asumir, Milei había lanzado un decreto presidencial (DNU) que modificó o derogó más de 300 normas para una profunda desregulación de la economía, pero la iniciativa acumuló decenas de cautelares que cuestionan su constitucionalidad y su capítulo laboral está suspendido por la Justicia.

Luego envió al Congreso la llamada “Ley ómnibus” con 664 artículos, pero el proyecto no tuvo apoyo suficiente en el Congreso y Milei ordenó retirarlo. A los dirigentes políticos opositores que criticaron el DNU los llamó entonces “idiotas útiles”. A los diputados, propios y ajenos, que no aprobaron los artículos de la “Ley ómnibus”, los catalogó de traidores.

El Fondo Monetario Internacional, que prevé una contracción económica de 2,8 % en 2024 para Argentina, saludó las medidas tomadas por el gobierno, pero recomendó que éstas se calibren para proteger a los sectores sociales más pobres. En 2018, bajo la presidencia de Mauricio Macri, Argentina contrajo una deuda con el organismo por 57.000 millones de dólares, de los cuales recibió algo más de 44.000 millones en un programa que sigue vigente.

Fuente: AFP/Europa Press.

Dejanos tu comentario