El presidente electo de Argentina, Javier Milei, viajó este domingo pasado a Estados Unidos para reunirse durante dos días con funcionarios de la administración Biden y de organismos financieros internacionales de crédito. “Rumbo a los Estados Unidos. Viva la libertad carajo”, publicó Milei en la red social X. Milei mantendrá “reuniones protocolares para explicar el plan económico: ajuste fiscal, reforma monetaria, reforma del Estado y desregulación”, dijo un vocero del mandatario electo a la AFP. “No es de búsqueda de financiamiento”, enfatizó.

Milei llegará a Nueva York el lunes, donde hará una visita privada, y se trasladará ese mismo día a Washington, donde será recibido por el director de Consejo de Seguridad Nacional para el Hemisferio Occidental, Juan González, dijeron a la AFP fuentes diplomáticas, en condición de anonimato. En la agenda de Milei en Estados Unidos, que se extenderá hasta el martes, figuran conversaciones con funcionarios de la Casa Blanca, de la Secretaría del Tesoro y del Fondo Monetario Internacional (FMI), precisó el vocero.

“Serían unas reuniones introductorias a nivel técnico para generar sinergias comunes y para entender cómo trabajaríamos juntos a futuro”, declaró esta semana el embajador estadounidense en Argentina, Marc Stanley, cuando se programaba la visita de Milei. Milei llegará acompañado por varios colaboradores, entre ellos el designado jefe de Gabinete, Nicolás Posse, y Luis Caputo, asesor directo en cuestiones financieras y seguro integrante de su futuro gabinete económico, de acuerdo con la prensa local.

Invitación al canal de WhatsApp de La Nación PY

Lea más: Israel-Hamás: negocian extensión de la tregua

El viernes, el futuro presidente sostuvo una primera conversación virtual desde Buenos Aires con la directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva. Ambos discutieron “el gran desafío económico” que enfrenta Argentina, con una inflación anualizada de 140 %, un 40 % de su población en la pobreza y que terminará 2023 en recesión, según el organismo. El país mantiene con el FMI un programa crediticio de 44.000 millones de dólares, negociado en 2018 por el entonces presidente Mauricio Macri, ahora aliado principal de Milei.

La visita de Milei y sus colaboradores a Washington incluye contactos en las sedes del FMI y del Banco Mundial, agregaron las fuentes diplomáticas. El presidente electo definió a Estados Unidos y a Israel como “aliados” prioritarios de su futuro gobierno. Milei asumirá la presidencia el 10 de diciembre, para suceder al peronista Alberto Fernández.

Lea también: ¿Qué es la COP28, cumbre climática en Dubái?

Invita a Lula a toma de posesión

El presidente electo argentino, el ultraliberal argentino Javier Milei, invitó al mandatario de Brasil, el izquierdista Luiz Inácio Lula da Silva, a su toma de posesión, a pesar de las tensiones entre ambos líderes, informó este domingo la cancillería brasileña. Diana Mondino, señalada por Milei para ser su futura canciller, se reunió en Brasilia con el jefe de la diplomacia brasileña, Mauro Vieira, dijo el ministerio de Relaciones Exteriores.

Y Mondino, que también es diputada electa, le entregó una carta de “invitación del presidente electo Javier Milei para que el presidente Lula participe de su toma de posesión”, añadió el palacio de Itamaraty. Durante la campaña electoral argentina, el ultraliberal había declarado que de alcanzar la presidencia no se reuniría con el líder izquierdista, a quien calificó de “corrupto” y “comunista”.

Pero Milei, que arrasó en las elecciones presidenciales argentinas hace una semana, envió a Lula un “saludo con estima y respeto” y lo invitó a su ceremonia de toma de posesión, el 10 de diciembre, según la carta, fechada el sábado y publicada por medios brasileños el domingo. En el documento de una página, Milei expresó su deseo de que Argentina y Brasil, grandes socios comerciales, sigan “compartiendo áreas de complementariedad”.

Y que espera que él y Lula compartan una “etapa de trabajo fructífero y construcción de lazos”. Pero el ultraliberal antisistema, que promete modificaciones estructurales en su gobierno, también señaló que “un cambio en lo económico, en lo social y lo cultural” hará de Brasil y Argentina “países competitivos”.

“Otra cosa es la persona”

Consultada por los duros comentarios de Milei contra Lula durante la campaña, Mondino dijo a periodistas tras la reunión que “una cosa es la crítica a la ideología y otra a la persona”, y aclaró: “La camaradería” entre los dos países “continuará lo mejor y lo más rápido” posible. Vieira también pareció coincidir en pasar la página, al señalar que “lo que fue discutido en la campaña es una cosa y lo que pasa en el gobierno es otra”.

Mondino subrayó la “importancia que tiene firmar cuanto antes” el acuerdo entre la Unión Europea y el Mercosur, el bloque suramericano del que Milei amenazó con retirar a Argentina. Una visita de Lula a la ceremonia de cambio de mando en Argentina no está sin embargo garantizada, indicó Vieira, quien señaló que el líder izquierdista no ha visto la carta de Milei y los dos líderes no han conversado telefónicamente.

Una fuente de la presidencia brasileña había dicho el lunes que Lula no asistirá a la asunción del nuevo gobierno argentino, y un ministro del gobierno brasileño señaló que Milei debería primero pedir disculpas para abrir un diálogo entre ambos líderes. A la cita asistirá el exmandatario brasileño de ultraderecha Jair Bolsonaro (2019-2022), quien dijo que con el triunfo del argentino “la esperanza vuelve a brillar en América del Sur”.

Fuente: AFP.

Dejanos tu comentario