El presidente ruso, Vladimir Putin, expresó el jueves su “pésame” por el accidente sin supervivientes de un avión en el que, según su gobierno, viajaba el jefe del grupo paramilitar Wagner, Yevgueni Prigozhin, de quien habló en pasado para alabar su “contribución” en Ucrania. “Era un hombre con un destino complicado, que cometió graves errores en su vida, pero que obtenía los resultados que se proponía”, afirmó Putin en una intervención televisada, en la que también presentó su “sincero pésame” a los familiares de las víctimas del siniestro.

La autoridad del transporte aéreo rusa indicó que Prigozhin y otras nueve personas figuraban en la lista de embarque de la aeronave, que se estrelló el miércoles cerca de Moscú. Ningún pasajero sobrevivió, pero las autoridades todavía no han identificado los cadáveres. La declaración de Putin, hablando en pasado del controvertido empresario, fue la primera reacción del Kremlin a la aparente muerte del jefe de Wagner.

Lea más: Trump publica su ficha policial

Invitación al canal de WhatsApp de La Nación PY

Uno de los principales aliados de Putin, el líder checheno Ramzan Kadirov, fue más explícito sobre el desenlace de Prigozhin. “Su muerte es una gran pérdida para todo el Estado”, aunque últimamente “no tenía o no quería tener una visión de conjunto de lo que ocurría en el país”, dijo.

El siniestro se produjo exactamente dos meses después del alzamiento en armas fallido de Prigozhin contra el Estado Mayor ruso, alentando las especulaciones de un eventual asesinato orquestado por el Kremlin. Putin prometió investigar a “fondo” el accidente, cuyas circunstancias son todavía confusas. Las autoridades rusas aludieron a una “violación de las reglas de seguridad del transporte aéreo”, sin dar más detalles.

Tribunal “alternativo”

El presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, aseguró este jueves que su país no tiene “nada que ver” con el suceso. “Hay un tribunal en La Haya, hay un tribunal ante Dios. Pero Rusia tiene un (tribunal) alternativo: el presidente Putin”, dijo cuando se le preguntó nuevamente sobre el accidente aéreo más tarde.

Entre los presuntos fallecidos también se encontrarían Dmitri Utkin, mano derecha de Prigozhin y comandante operativo de Wagner, y Valeri Chekalov, responsable logístico del grupo, según los medios rusos. En la localidad de Kujenkino, cerca de la cual se estrelló el aparato, un habitante, Vitali, dijo haber “escuchado un ‘bum’”. “Miré hacia arriba y vi un avión, con humo blanco por encima”, dijo en un vídeo difundido por el medio Fontanka.

Lea también: Pentágono no encuentra pistas de que avión de Prigozhin haya sido derribado por un misil

En redes sociales, cuentas próximas a Wagner -que no tiene presencia oficial en línea- mencionaban el miércoles la hipótesis de un disparo de misil tierra-aire para explicar lo ocurrido. Pero el Pentágono considera que no dispone “de información alguna que deje pensar que haya sido un misil tierra-aire” lo que causó la caída del avión, declaró a la prensa el jueves el portavoz del Departamento de Defensa estadounidense, Pat Ryder.

El miércoles por la noche, varias personas se concentraron delante de la sede de Wagner en San Petersburgo y colocaron claveles rojos, velas y emblemas del grupo, con una calavera. En Ucrania, donde Wagner combatió durante mucho tiempo, hubo quien se alegró por el supuesto deceso. “Quizás esto dé un impulso a acontecimientos desestabilizadores” en Rusia, afirmó Iryna Kushina, una funcionaria pública entrevistada por la AFP en Kiev.

Dudas razonables

En el extranjero, varios altos funcionarios dieron a entender que la aparente muerte de Prigozhin podría haber sido urdida por el Kremlin. El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, consideró el miércoles que “en Rusia suceden pocas cosas sin que Putin tenga algo que ver”. La ministra francesa de Exteriores, Catherine Colonna, ironizó sobre las causas del accidente, señalando que “la tasa de mortalidad entre las personas cercanas a Putin es particularmente elevada”.

“No es una coincidencia que todas las miradas se dirijan hacia el Kremlin cuando un excercano a Putin, caído en desgracia, cae literal y súbitamente del cielo dos meses después de haberse rebelado”, declaró la jefa de la diplomacia alemana, Annalena Baerbock. El 24 de junio, Prigozhin se sublevó contra el Estado Mayor y el ministro de Defensa, Serguéi Shoigú, apoderándose de cuarteles del sur de Rusia y emprendiendo una marcha de sus tropas hacia Moscú.

Durante el levantamiento, Putin no ocultó su ira y acusó a su exaliado de “traición”. Pero la rebelión se interrumpió ese mismo día, tras un acuerdo que preveía que Prigozhin partiera a Bielorrusia y que los milicianos de Wagner se incorporaran al Ejército regular ruso. Aun así, el jefe de Wagner continuó visitando Rusia, incluso el Kremlin. El lunes por la noche, Prigozhin, de 62 años, había aparecido en un video difundido por grupos cercanos a Wagner en el que decía estar en África para hacer una “Rusia aún más grande” con presencia en otros dominios.

Fuente: AFP.

Dejanos tu comentario