El principal sospechoso del ataque a Fernando Báez Sosa, hijo de paraguayos, en las afueras de un local nocturno en Villa Gesell, Argentina, Máximo Thomsen, rompió el silencio e incluso se lo vio llorando, pidiendo disculpas y asegurando que lo ocurrido la fatídica noche en que Fernando perdió la vida no se dio de la manera en que relatan.

“Quiero pedir disculpas porque jamás en la vida se me hubiese ocurrido tener intenciones de matar a alguien”, mencionó en medio del juicio Thomsen tras pedir declarar. El mismo destacó en otro momento que a quien dejaron primero fue a él y que a raíz de esto empezó a dar patadas.

El abogado Fernando Burlando, representante legal de la familia Báez Sosa, a la salida de tribunales dio una declaración contundente a los medios de prensa que se encontraban en el lugar de lo que le pareció la comparecencia de Máximo Thomsen luego de tres años de llamarse a silencio. “La cobardía continúa, cuando vos sos un cobarde es muy difícil que en la vida cambies y sabés cómo lo mataron a Fernando, de una manera cobarde”, sentenció.

Invitación al canal de WhatsApp de La Nación PY

Podés leer: Caso Fernando Báez Sosa: Amigo de rugbiers los hunde con contundentes declaraciones

“La cobardía es así, en determinados momentos el silencio es inteligencia, pero en este caso es cobardía absoluta. Creo que se ha hundido él y hunde a todos sus compañeros”, mencionó en otro momento Burlando, asegurado que las declaraciones dadas por el principal sindicado del caso carecieron por completo de lógica, ya que mencionó hechos que no se ven que hayan ocurrido.

Al ser consultado sobre si fue o no una buena estrategia la declaración de Thomsen justo en un momento sensible del juicio, puesto que estaban madres presentes, Burlando comentó que “lo que dijo ni siquiera coincide con lo que dicen las imágenes. Una buena táctica hubiera sido ver las imágenes e intentar acomodarse, no decir que le pegaron, porque en ninguna imagen hay alguien pegándolo”.

Fernando Burlando aseguro que si bien la declaración de las madres de Thomsen y Cinalli era lógico que conmuevan a sus hijos, desde su punto de vista es demasiado difícil calificar el momento porque no hay nada que decir ante unas madres que tienen a sus hijos vivos y una madre como la de Fernando que ya no tiene a su hijo, que lo perdió para siempre.

Lea también: Guerra en Ucrania: bombardeo en Dnipró dejó 40 muertos

Dejanos tu comentario