El área deforestada en la Amazonía de Brasil alcanzó los 877 km2 en octubre, un nivel sin precedentes para ese mes, según datos publicados este viernes por el Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (INPE). El registro se conoce días después de que el gobierno de Jair Bolsonaro, muy criticado por su política medioambiental, anunciara metas climáticas más ambiciosas durante la conferencia de la COP26, que se celebra actualmente en Glasgow.

A contramano de esos objetivos, el sistema de alerta de deforestación en la Amazonía brasileña registró el mes pasado el nivel más alto para un mes de octubre desde el inicio de los controles en 2016. La destrucción fue un 5% mayor a la marca del mismo periodo de 2020.

Lea más: Organizan correcaminata solidaria por la vida en la Costanera de Asunción

En lo que va del año, la deforestación, atribuida sobre todo a actividades ilegales de minería y ganadería, avanzó en unos 7.880 km2, casi tanto como en igual periodo de 2020, cuando el área perdida estuvo cerca de 7.890 km2. Por otro lado, el INPE informó a principios de mes de que el número de incendios de octubre se situó en 11.549, por debajo de los 17.326 registrados en el mismo periodo de 2020.

Entre las nuevas metas, el gigante sudamericano adelantó dos años, de 2030 a 2028, el límite para eliminar la deforestación ilegal en su territorio, que alberga un 60% de la selva considerada el pulmón del mundo. Además, Bolsonaro firmó junto a un centenar de líderes un compromiso para detener la deforestación y la degradación de la tierra para 2030.

“Firmar o respaldar los diferentes planes y acuerdos no cambia la realidad del suelo forestal; la deforestación y los incendios siguen fuera de control, y la violencia contra los pueblos indígenas y la población tradicional solo aumenta”, dijo Romulo Batista, portavoz de la campaña Amazonía de Greenpeace, citado en un comunicado.

Lea más: 20 años de la magia de Harry Potter en el cine

Ambientalistas y opositores responsabilizan por el aumento de la deforestación a Bolsonaro, favorable a la expansión de las actividades agropecuarias y mineras, y acusado de desfinanciar organismos de preservación medioambiental.

Desde que el dirigente ultraderechista asumió el poder en 2019, la Amazonía perdió unos 10.000 km² de bosque al año (casi la superficie de Jamaica), frente a unos 6.500 km² por año en la década anterior. Según un informe publicado por el colectivo de oenegés Observatorio del Clima, las emisiones de CO2 de Brasil aumentaron 9,5% interanual en 2020, contra una reducción promedio del 7% en el mundo debido a la pandemia.

Fuente: AFP.

Dejanos tu comentario