Bajo la atenta mirada de fieles, la campana de la iglesia de Mar Tuma repicó este sábado en la parte antigua de Mosul, la primera inaugurada en la gran metrópoli del norte de Irak, siete años después de la llegada de los yihadistas del grupo Estado Islámico (EI).

Frente a unas pocas decenas de personas, la mayoría cristianos que se desplazan desde localidades vecinas, el padre Pios Affas hizo sonar la campana del templo católico sirio, todavía en reconstrucción, constató un corresponsal de la AFP.

Le puede interesar: Terremoto en la provincia china de Sichuan deja tres muertos y decenas de heridos

Instalada gracias a las donaciones de la oenegé francesa Fraternité en Irak, que ayuda a las minorías religiosas, la campana de 285 kilos se fundió en Líbano y se transportó desde Beirut en avión y luego en camión a Mosul.

“Después de siete años de silencio, la campana de Mar Tuma sonó por primera vez en la parte derecha de Mosul”, afirmó el padre Pios Affas en una alocución.

Capital del califato

Los yihadistas de EI convirtieron a Mosul en su “capital” en Irak en el verano del 2014, antes de ser expulsados por el ejército iraquí y una coalición internacional en el 2017.

“Es un gran día de alegría, y espero que esta alegría aumente aún más cuando no solo se reconstruyan todas las iglesias y mezquitas de Mosul, sino también toda la ciudad, con sus casas y sitios históricos”, declaró este sacerdote a la AFP.

Le puede interesar: Ni niñas ni profesoras en el regreso a clases en Afganistán

El regreso de esta campana “abre el camino, si Dios quiere, para que los cristianos vuelvan a su ciudad”, agregó el padre Pios Affas.

La iglesia de Mar Tuma, que data del siglo XIX, fue utilizada por los yihadistas, que la transformaron en prisión o tribunal. Las obras de restauración continúan y su suelo de mármol ha sido desmontado para rehacerlo por completo.

AFP.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar