Las escuelas secundarias reabrieron sus puertas en Afganistán este sábado, pero en las aulas no había ni alumnas ni profesoras ya que los talibanes, que dirigen el país desde hace un mes, solo permitieron el acceso de los varones a las clases, ante el disgusto de la Unicef, que pidió que “no se deje de lado a las niñas”.

Diez días después de la reapertura de las universidades privadas del país, el Ministerio de Educación anunció el viernes que “todos los hombres, profesores y alumnos” de secundaria podían regresar a clase, sin hacer ninguna referencia a las maestras o alumnas. La decisión incumbe a estudiantes de entre 13 y 18 años.

Le puede interesar: Cremarán cuerpo del líder de Sendero Luminoso tras promulgar ley

La escuela primaria ya se reanudó en el país y las niñas acuden a clase, separadas de los niños. También siguen dando lecciones algunas mujeres maestras.

La falta de informaciones sobre qué ocurrirá con las alumnas de secundaria y sobre otros temas vinculados con la mujer alimenta la preocupación de una parte de los afganos y de la comunidad internacional, que temen que se reproduzca la misma situación que cuando los islamistas ocuparon el poder en el país, entre 1996 y 2001.

En ese momento, el movimiento islamista llevó a cabo una política especialmente represora frente a las mujeres, a las que no autorizó a trabajar, estudiar, hacer deporte o andar solas en la calle.

Educación “esencial”

Tras la salida de los talibanes en 2001, depuestos por una coalición internacional liderada por Estados Unidos, las mujeres habían podido recuperar progresivamente sus derechos fundamentales y acceder a sectores de la sociedad o a actividades que les estaban prohibidas, como convertirse en jueces, diputadas o pilotos.

“Unicef se felicita por la reapertura de las escuelas secundarias en Afganistán, pero subraya que no puede dejarse de lado a las niñas”, dijo el viernes la directora ejecutiva de la agencia de la ONU, Henrietta Fore.

“Es esencial que todas, incluidas las más mayores, puedan continuar su educación sin más retrasos y que las profesoras puedan seguir enseñando”, dijo la Unicef en un comunicado, recordando los “progresos considerables registrados en el país durante las dos últimas décadas”.

En los últimos 20 años, el número de escuelas en el país se triplicó y el número de niños y niñas escolarizados pasó de un millón a 9,5 millones, según la agencia de la ONU.

“Más que nunca, los niños, mujeres y hombres de Afganistán necesitan la solidaridad de la comunidad internacional”, insiste la ONU. Foto: AFP.

Talibanes garantizaron derechos de mujeres

Desde su retorno al poder, los talibanes intentaron tranquilizar a la comunidad internacional garantizando, entre otros, que los derechos de las mujeres serían respetados.

Pero estas afirmaciones no se reflejan en las decisiones que el nuevo ejecutivo toma.

Si bien es verdad que las mujeres conservan el derecho a estudiar en la universidad, deben cubrirse con una abaya, una túnica hasta los pies, y un hiyab o velo, y los cursos se realizan en la medida de lo posible sin mezclar a los hombres con las mujeres.

Tampoco hay ninguna mujer en el gobierno provisional anunciado a principios de septiembre.

Además, la sede del ministerio de Asuntos Femeninos está ocupada ahora por el ministerio de la Promoción de la virtud y prevención del vicio, una institución sinónimo de fundamentalismo durante el primer gobierno de los talibanes.

“Trágico” error

Cuando se cumple un mes de la toma de Kabul por parte del movimiento islamista radical y de las evacuaciones caóticas de miles de afganos y extranjeros, el ejército estadounidense reconoció el viernes que mató a diez civiles inocentes en un error “trágico”, al tomar por blanco un vehículo que creyó que estaba cargado de explosivos.

Al día siguiente de este ataque, que ocurrió el 29 de agosto, la familia del conductor del vehículo, Ezmarai Ahmadi, afirmó que trabajaba para una ONG y que diez personas, la mayoría niños, habían perecido en el bombardeo.

En total, más de 71.000 civiles afganos y paquistaníes murieron en los 20 años de guerra en Afganistán.

El viernes, el Alto Comisario de la ONU para los refugiados, Filippo Grandi, pidió desde Pakistán que la comunidad internacional actúe, alertando sobre una posible crisis debido al alto número de personas que han salido o saldrán de Afganistán.

Lea también: Bukele cierra la puerta a aborto y matrimonio igualitario en reforma constitucional

El Consejo de Seguridad de la ONU renovó el viernes por seis meses su misión política en Afganistán, centrada en la promoción de la paz y la estabilidad. Los talibanes no se han opuesto a que la presencia de la ONU se mantenga.

El retorno de los islamistas radicales al poder y la situación del país será uno de los temas centrales de la Asamblea General de la ONU la próxima semana. Pero la cuestión de quién hablará en nombre de Afganistán todavía no se ha aclarado.

AFP

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar