Joe Biden vaticinó este lunes que Estados Unidos alcanzará para el verano boreal la inmunidad colectiva del COVID-19, cuya propagación está llevando a varios países a endurecer las restricciones de entrada a sus territorios pese a la campaña de vacunación.

El flamante mandatario aseguró que Estados Unidos, el país más enlutado por la pandemia con más de 420.000 muertos, estará “bien encaminado hacia la inmunidad de rebaño” para el verano boreal, y que en primavera se podrá administrar masivamente la vacuna.

“Será un desafío logístico que excederá todo lo que hayamos probado en este país”, dijo a periodistas sobre la vacunación en masa. Pero mientras tanto, Estados Unidos se sumó a Francia, Israel y Suecia para limitar ciertas llegadas, respondiendo a la preocupación por las nuevas cepas, más contagiosas, del virus originadas en Reino Unido, Sudáfrica y Brasil.

Leé también: China autoriza exportación a Brasil de insumos de vacunas anti COVID, dice Bolsonaro

Nueva Zelanda anunció haber detectado un caso este lunes de la variante sudafricana, y Estados Unidos reportó su primer caso de la cepa brasileña. En ese contexto, la empresa de biotecnología estadounidense Moderna quiso lanzar un mensaje esperanzador al asegurar que su vacuna es eficaz contra las variantes británica y sudafricana del coronavirus.

Los expertos confían en que la vacuna “debería proteger contra estas variantes recién detectadas”, afirmó Moderna tras una prueba de laboratorio, precisando que intentarán desarrollar una dosis adicional para aumentar la protección contra esas cepas.

En México, el presidente Andrés Manuel López Obrador se convirtió en la figura pública más reciente en dar positivo por la enfermedad, aunque dijo que tiene síntomas leves, y está trabajando, aislado, desde su despacho. En ese país también el magnate de las comunicaciones Carlos Slim, el hombre más rico de América Latina, informó estar contagiado con el virus aunque con “síntomas menores”. México, el cuarto país más enlutado por la enfermedad en cifras absolutas, superó la barrera de las 150.000 muertes, según cifras oficiales difundidas este lunes.

En Washington, este lunes empezaba a regir la prohibición de entrada a la mayoría de ciudadanos no estadounidenses procedentes de Reino Unido, Brasil, Irlanda y gran parte de Europa, y también Sudáfrica, según un alto funcionario de la Casa Blanca. Biden endureció la semana pasada las normas de uso de mascarillas y ordenó cuarentena para las personas que vuelan al país, que superó los 25 millones de casos y registró 420.965 decesos.

Más restricciones

Desde que apareció a finales de 2019 en China, el COVID-19 ha matado a más de 2,1 millones de personas e infectado a 99,4 millones, según el último balance de la AFP a partir de cifras oficiales.

Preocupada por evitar cierres de fronteras dentro de la UE, la Comisión Europea recomendó el lunes a los Estados miembros de la UE que pongan en marcha nuevas restricciones de desplazamiento en sus zonas más afectadas. El domingo, Francia empezó a exigir una prueba PCR negativa para los ciudadanos que vengan de los países vecinos de la Unión Europea.

Suecia dijo que prohibiría la entrada desde la vecina Noruega durante tres semanas, después de que se detectaran casos de la cepa británica más infecciosa en Oslo. En tanto, en España, uno de los países más golpeados de Europa, con más de 55.000 muertos y casi 2,5 millones de contagios, el gobierno anunció que el ministro de Sanidad, Salvador Illa, dejará su cargo el martes para hacer campaña como candidato en las elecciones regionales catalanas.

Además de restringir la movilidad, muchos gobiernos están endureciendo las medidas sanitarias, ante el temor de que se propaguen las nuevas variantes. En Austria, desde el lunes es obligatorio el uso de mascarilla FFP2, más efectiva, en los transportes públicos, tiendas, hospitales, farmacias y otros centros públicos.

En pleno verano austral, algunos de los balnearios de playas y lagos más populares de Chile quedarán esta semana en cuarentena tras una nueva medida del gobierno para evitar el colapso de hospitales con enfermos del virus.

Retrasos y descontento

Los científicos afirman que la única forma de superar la pandemia es la vacunación a gran escala, pero la administración está paralizada en muchos lugares. De momento, se han administrado más de 63,5 millones de dosis de vacuna en al menos 68 países y territorios, según un recuento de la AFP. Polonia empezó a vacunar a los mayores de 70 años este lunes, mientras el descontento se apodera de Europa debido a los retrasos en la distribución de las dosis.

La presidenta de la Comisión Europea, Urusula von der Leyen, llamó el lunes al presidente de AstraZeneca para exigirle que cumpla con los plazos de entrega previstos. Entretanto, el regulador médico australiano aprobó este lunes la vacuna de Pfizer y México acordó con Rusia la compra de 24 millones de vacunas Sputnik V.

Te puede interesar: México supera los 150.000 muertos por COVID-19

En cambio, el laboratorio estadounidense Merck anunció el lunes que interrumpía sus estudios de dos potenciales vacunas contra el COVID-19 porque no son suficientemente eficaces. Para agravar el problema, la escasez de jeringuillas especializadas puede dificultar los planes para sacar una dosis extra del frasco de la vacuna de Pfizer-BioNtech, dijo el lunes el gigante de dispositivos médicos Becton Dickinson (BD).

Confinamiento y disturbios

En Brasil, el segundo país más castigado del mundo (al menos 217.664 fallecidos), el estado de Amazonas quedó confinado desde este lunes por una semana. Su capital, Manaos, ha registrado ya más de 3.000 decesos en lo que va de mes, el más mortífero desde que estalló la pandemia.

Un juez de la corte suprema de Brasil autorizó este lunes la apertura de una investigación sobre la eventual responsabilidad del ministro de Salud, Eduardo Pazuello, en el colapso del sistema sanitario de la ciudad.

Las distintas medidas y restricciones están provocando un fuerte rechazo por parte de la población, que en algunos países ha derivado en actos violentos. La noche del lunes, varias ciudades de Holanda fueron escenario de disturbios, por segunda noche consecutiva, tras la imposición, este fin de semana, de un toque de queda para luchar contra la pandemia.

Fuente: AFP.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar