El partido FARC denunció este domingo los asesinatos de dos excombatientes, que ocurren al mismo tiempo en que la exguerrilla marcha hacia Bogotá para protestar contra la violencia que aqueja a los firmantes de la paz.

“El día de ayer, 24 de octubre, mientras adelantábamos nuestra peregrinación #PorlaVidaYlaPaz fueron asesinados” Marcial Macías y Libardo Becerra. “Ya son 236 exguerrilleros asesinados” desde la firma de los acuerdos, indicó la colectividad en su cuenta de Twitter.

Según la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC), las muertes ocurrieron en los departamentos de Cauca (suroeste) y Caquetá (sur), respectivamente.

Ambas regiones se encuentran entre las más afectadas por la ola de violencia que registra el país sudamericano este año y que se traduce en al menos 69 masacres –o asesinatos de tres o más personas en un mismo evento– consignadas por el observatorio independiente Indepaz.

Lea también: Equipo de campaña de Trump, nuevamente golpeado por la pandemia, arremete contra Biden

Los homicidios de Macías y Libardo se dieron mientras la exguerrilla realiza una “peregrinación” de más de 200 kilómetros para protestar por el asesinato de decenas de miembros de la que fuera la organización guerrillera más poderosa de América.

La protesta, que se inició tras la muerte de Juan Monroy, líder de un proceso de reincorporación a la vida civil, partió el miércoles del municipio de Mesetas (sur) y llegará a Bogotá el 1 de noviembre.

Los antiguos rebeldes realizan recorridos diarios a pie y en vehículos, en medio del reinicio de manifestaciones contra el gobierno tras la pausa que impuso la pandemia.

Según dijo a la AFP el excomandante y dirigente del hoy partido de izquierda Pastor Alape, los exguerrilleros solicitan dialogar con el presidente Iván Duque para exigirle “garantizar la vida de los colombianos”.

Desde que asumió el poder en el 2018, el mandatario conservador prometió modificar los acuerdos con las FARC por considerar que premiaban con impunidad los delitos atroces cometidos por la guerrilla. Pero el Congreso rechazó su iniciativa.

Te puede interesar: Sigue vigente recompensa de G. 1000 millones por información de secuestradores

Para Alape, los exguerrilleros son víctimas de un “fuego cruzado” entre la fuerza pública, narcotraficantes, grupos disidentes del acuerdo y organizaciones insurgentes como el Ejército de Liberación Nacional (ELN).

Aunque la firma de la paz en el 2016 redujo la violencia política, Colombia aún vive un conflicto que en casi seis décadas deja más de nueve millones de víctimas, en su mayoría desplazados.

Fuente: AFP.

Dejanos tu comentario

8H

Por ley, desde el viernes el uso de tapabocas será obligatorio. ¿Cree que es una solución para evitar el contagio masivo del virus?

Click para votar