La monarca falleció a los 96 años en su castillo escocés de Balmoral el 8 de septiembre del 2022 y los diez días de exequias tuvieron un costo de 161,7 millones de libras (200 millones de dólares), según publicó el Tesoro del Reino Unido.

El féretro de la reina Isabel II fue trasladado a la capital escocesa Edimburgo para una primera capilla ardiente y el 19 de septiembre se realizó el funeral de Estado, el primero en el país desde el funeral del ex primer ministro Winston Churchill en 1965.

La ceremonia se realizó en la Abadía de Westminster y tuvo una convocatoria de 2.000 invitados, incluidos cientos de dignatarios y dirigentes extranjeros. Después, hubo una ceremonia privada en el Castillo de Windsor, unos 40 km al oeste de Londres, donde la reina fue enterrada junto a sus padres y su esposo, el príncipe Felipe.

Invitación al canal de WhatsApp de La Nación PY

Lee más sobre: “Gracias infinitas”: Shakira comparte su emoción por el éxito de “Acróstico”

La reina fue enterrada junto a sus padres y su esposo, el príncipe Felipe, en el Castillo de Windsor. Foto: AFP

El secretario principal del Tesoro, John Glen, hizo una declaración escrita al Parlamento contando que el costo total fue de 161,743 millones de libras. “La prioridad del gobierno era garantizar que estos eventos se desarrollaran sin contratiempos, al tiempo que se garantizaba la seguridad del público”, expresó. La mayor partida de gasto corresponde al Ministerio del Interior, con 73,68 millones de libras.

Miles de agentes de policía fueron desplegados por todo el Reino Unido durante los 10 días de luto nacional. Le siguen el Ministerio de Cultura y Medios, con 57,42 millones de libras, y el gobierno autónomo escocés, con 18,75 millones de libras. Aún no se han hecho públicas las cifras relativas a la coronación del rey Carlos III, que se realizó el 6 de mayo.

El grupo antimonárquico Republic calculó que costó al menos 100 millones de libras a las arcas públicas, en un momento en que los contribuyentes británicos se enfrentan a una grave crisis del coste de vida, por una inflación que no baja del 10%.

Te puede interesar: La íntima confesión de Lele Ashmore

Dejanos tu comentario