El Ministerio Público supervisó la erradicación de 2 hectáreas de marihuana que fueron cultivadas en un predio rural de la zona de Ñacunday, del departamento de Alto Paraná.

Las acciones corresponden a la inspección de terrenos de los que se valen los traficantes para iniciar la cadena de producción ilícita, informaron desde la Secretaría Nacional Antidrogas (Senad).

Dentro de los campos o extensiones rurales intervenidos, la Senad preparó un contingente compuesto por agentes de la institución y miembros de las Fuerzas Especiales, quienes alcanzaron a destruir alrededor de 6.500 kilos de marihuana en el lugar de intervención.

Lea también: Queman más de 900 kilos de marihuana prensada en Alto Paraná

Asimismo, en los alrededores del lugar no fue hallado campamento alguno, por lo que se cree que era solo zona de cultivo, informaron desde la Senad.

Como parte de la actividad, se procesó todo tipo de información relacionada al movimiento del narcotráfico con base en cultivos ilícitos sembrados en establecimientos rurales. Esto se hizo en forma coordinada con el fiscal Manuel Rojas y sus asistentes.

Dejanos tu comentario

20H

¿Cómo califica la gestión del Gobierno en la compra de vacunas anti-COVID?

Click para votar