El fiscal de turno Sergio Irán Villalba y funcionarios a su cargo visitaron esta mañana el hogar de retiro “San Antonio de Padua” del kilómetro 9 Monday de Ciudad del Este. Más tarde, el albergue fue levantado, debido a las quejas, según informaron desde el Ministerio de Salud.

En este sitio estaban alojadas 116 personas que debían realizar la cuarentena. Villalba escuchó las inquietudes y reclamos de los que estaban aislados, estudiantes, empresarios y vacacionistas, entre otros. Los mismos habían ingresado al país el sábado 28 de marzo desde territorio brasileño, a través del Puente de la Amistad.

El fiscal interviniente les señaló que en tanto se vayan solucionando las inquietudes manifestadas debían permanecer en el lugar, a fin de no incurrir en incumplimiento de la cuarentena sanitaria. Sin embargo, el albergue finalmente fue levantado.

Sin condiciones

En el lugar estaban 16 menores de edad y varios adultos mayores, según indicaron. Una mujer, identificada con las iniciales P.C., se presentó ante la comitiva fiscal y dijo ser la portavoz del grupo, afirmando que el sitio no tenía las condiciones y precauciones mínimas. Solicitó que sean aislados en mejores condiciones, a modo de protegerse unos de otros, considerando que estaban todos aglomerados en el lugar.

Igualmente, se acercaron a la comitiva del Ministerio Público otros voceros del grupo, entre ellos una profesional de la medicina, que expresó que las personas que cumplían la cuarentena en el lugar no contaban con servicios sanitarios básicos. Asimismo, que no poseían comodidades elementales, como ser ropas limpias y elementos de higiene.

Manifestaron que en el lugar solamente contaban con dos sanitarios para todos ellos y que el predio no estaba preparado para aglutinar a personas en cuarentena.

Leé más: Levantan quejas por medidas utilizadas en Casa de Retiro en CDE


Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar