Los ministros de la Corte Suprema de Justicia realizaron ayer una nueva sesión ordinaria del pleno de la máxima instancia judicial, pese a la disposición sanitaria del Poder Ejecutivo de evitar la aglomeración de personas en espacios reducidos y guardar distancia de al menos dos metros entre uno y otro.

La presencia de los altos magistrados en una sala no muy amplia, y a corta distancia entre los mismos, contradice la recomendación del Ministerio de Salud para evitar el contagio y la propagación del Covid-19.

Participaron de la sesión ordinaria los ministros Alberto Martínez Simón, actual presidente; Luis María Benítez Riera; Eugenio Jiménez Rolón; Carolina Llanes; César Garay; Gladys Bareiro de Módica y Manuel Ramírez Candía.

Los temas que abordaron los altos magistrados no fueron de carácter “urgente”, por lo que podrían haber postergado la sesión.

El hecho resulta aún más preocupante porque el padre de un funcionario judicial fue víctima de Covid-19. Atendiendo a ello, debería plantearse la suspensión de las sesiones hasta nuevo aviso, a fin de evitar exponer a los funcionarios y a ellos mismo al virus. Además, respetar lo dispuesto por el Ejecutivo para precautelar la salud de la mayoría de los paraguayos.