Un Tribunal de Apelación resolvió que el proceso penal del diputado Miguel Cuevas y su familia debe seguir desarrollándose en la capital del país y no en el juzgado de Paraguarí, como lo había dispuesto el ex juez Miguel Tadeo Fernández.

Cuevas fue imputado por supuesto enriquecimiento ilícito y declaración falsa, su hijo Enzo por el mismo hecho pero en grado de complicidad. En tanto que su esposa Nancy Florentín está siendo investigada por el cobro indebido de honorarios en calidad de autora usos de certificados de méritos y servicios de contenidos falsos.

El fiscal Lionel Piñánez de la Unidad Delitos Económicos y Anticorrupción había apelado contra el lo dispuesto por el juzgado penal de Garantías, con lo cual se pretendía remitir el caso del diputado a la localidad de Paraguarí.

La Fiscalía consideraba que la decisión del juez Miguel Tadeo Fernández, desembocó en una resolución arbitraria, puesto que no tiene fundamentos en las actuaciones cumplidas en la presente causa.