En los últimos tres años se incautaron 47 toneladas de cocaína “paraguaya”, tanto en nuestro territorio como en puertos marítimos de Europa. Un reporte presentado por el senador Enrique Riera señala que, del total de droga traficada, solamente se incauta el 10% y calcula que por Paraguay se movieron cerca de 470 toneladas del polvo blanco.

Durante el gobierno de Mario Abdo Benítez, el crimen organizado potenció sus acciones en Paraguay, revela un informe sobre el comportamiento del negocio de la droga expuesto por el senador Enrique Riera durante sus reuniones en Estados Unidos, detallando cómo nuestro país pasó de ser proveedor de marihuana a convertirse en base de operaciones para el tráfico de cocaína.

Las evidencias son claras. Desde el 2020 hasta la fecha, los organismos nacionales e internacionales incautaron 47.538 kilos. Estas cargas pasaron por los puertos paraguayos sin ser detectadas por los controles de la Administración Nacional de Navegación y Puertos (ANNP), la Dirección Nacional de Aduanas (DNA) y la Secretaría Nacional Antidrogas (Senad). (Ver gráfico)

La cantidad total de “cocaína made in Paraguay” decomisada, que llegó a 47.538 kilos, tiene un valor de mercado de casi US$ 2.500 millones. Se estima que las incautaciones representan un 10% o menos del valor total exportado, es decir, el comercio de cocaína que pasó por Paraguay en los últimos tres años se calcula en US$ 25.000 millones, pues lo estimado de droga traficada serían 470 toneladas, según el informe.

Lea también: Trabajo infantil: el enemigo visible de la educación en Paraguay

Para referenciar el alcance del comercio ilícito, el dossier señala que el Presupuesto General de la Nación (PGN) es de US$ 13.000 millones. O sea, el crimen organizado movió cargamentos cuyos costos representan un 92% más del presupuesto público para un año, casi el doble. Por ello, Riera remarca que durante este gobierno se batieron los récords de la narcoexportación.

El exministro del Interior, Arnaldo Giuzzio, mantuvo una frecuente comunicación con el supuesto capo brasileño Marcus Vinicius Espíndola Marqués de Padua. Éste ahora está detenido en Brasil y es sospechado de narcotraficante. Foto: Archivo.

Relaciones

En el documento presentado por el senador, también se destacan peligrosos vínculos de referentes del Gobierno con personas sospechadas de activar en el negocio del tráfico de cocaína. Riera recuerda que Abdo Benítez, en plena campaña por la Presidencia, supuestamente recibió en su domicilio a Reinaldo Javier “Cucho” Cabaña, foto que fue bastante viralizada. El esteño fue capturado por la Senad en setiembre del 2018 y desde la fecha se encuentra privado de libertad.

Otro citado por el legislador es Arnaldo Giuzzio, quien estuvo en puestos clave de combate al narcotráfico, ya que de ministro de la Senad pasó a ministro del Interior. Giuzzio fue removido de la cartera de seguridad tras revelarse su vínculo con el supuesto narco brasileño Marcus Vinicius Espíndola Marqués de Padua, detenido en febrero pasado por la Policía Federal en Foz de Yguazú en el marco del Operativo Turf.

Marqués de Padua, además de prestar la camioneta de su esposa al exministro del Interior para que continúe su viaje de vacaciones, mantuvo varios encuentros buscando ser proveedor del Estado. Incluso la empresa del capo supuestamente realizó mantenimientos a vehículos tácticos utilizados por la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC) para la lucha antiterrorista.

Te puede interesar: Rumbo a las internas: el PLRA se encuentra vacío de contenido, admite senador

El narcopastor José Insfrán aparece abrazado con el designado significativamente corrupto vicepresidente, Hugo Velázquez. Foto: Gentileza.

Por último, Riera también resaltó que como titular de la Senad quedó Zully Rolón, una persona muy ligada a Giuzzio, que fue candidata senadora por la lista de su exjefe.

Cabe recordar que ya con Rolón al frente la cabeza la Senad falló en un importante procedimiento de detención, frustrándose la aprehensión en Paraguay de dos hombres sindicados de ser narcos de mucho interés para el Brasil, Lindomar Reges Furtado y Marcus Vinicius, quien la noche antes de los allanamientos en nuestro país cruzó la frontera, pero de igual manera los federales dieron con él.

El presidente Mario Abdo Benítez recibió al narcopastor, excandidato a la gobernación de Canindeyú por el oficialismo. Foto: Captura de pantalla.

Dejanos tu comentario