Tras siete meses del pedido de información vía Transparencia hecho por el Grupo Nación, la Entidad Binacional Yacyretá (EBY) continúa sin entregar las rendiciones de cuentas de sus gastos sociales y de publicidad. Este martes se suspendió la audiencia por la denuncia de desacato entablada por el periodista Jhojhanni Vega Fiorini, por el incumplimiento del mandato judicial que obligaba a la EBY justamente a proveer todos estos datos.

Hay que recordar que la magistrada Alice González ordenó a la binacional a facilitar el “listado de las transferencias económicas a organizaciones sociales, gubernamentales y no gubernamentales durante los años 2019 y 2020, incluyendo los conceptos de ayuda económica, fecha, rendición de cuentas y nombre del responsable que recepcionó el pago”. En este sentido, los nombres de los responsables que recibieron el dinero de Yacyretá no figuran en todas las transferencias.

Este dato fue omitido en muchos casos dentro del listado, ya que en su lugar solamente se colocó el nombre de la institución no así el de la persona responsable. Igualmente, la EBY debía remitir el listado de las transferencias económicas realizadas con la rendición de cuentas de dichas transferencias, que debe incluir los contratos, boletas e informes, datos también omitidos dentro de los archivos remitidos al correo del periodista.

Todo esto a pesar de que la propia Contraloría General de la República (CGR) aclaró qué se entiende por rendición de cuentas. “Básicamente, consiste en que aquellos que reciben dinero público puedan, luego de un tiempo determinado, establecer la trazabilidad del dinero con relación a la trazabilidad de las obras”, había expresado Mario Florenciáñez, director general de control de rendición de cuentas de la CGR en una entrevista realizada con La Nación.

Según el funcionario, una rendición de cuentas se debe entregar bajo declaración jurada y debe contener todos los documentos que tengan vinculación con los gastos realizados, cosa que no realizó la EBY hasta la fecha. También hay que resaltar que gracias a un cruce de datos entre lo publicado en el portal web de la EBY y lo remitido al correo, se observa que existen varios gastos hechos por la entidad que no se hallan dentro de los diferentes listados enviados vía mail.

Hay que destacar también que esta negativa de la EBY al requerimiento judicial es básicamente una reticencia consuetudinaria, porque el artículo 8 de la Ley Nº 5282/14 de libre acceso ciudadano a la información pública y transparencia gubernamental, de todas maneras, expresamente obliga a la EBY, y a toda otra fuente pública de información, a mantener actualizada y a disposición del público, en forma constante, toda la información sobre sus gastos.

Cómo mínimo esto debe incluir, todos sus convenios y contratos celebrados, fecha de celebración, objeto, monto total de la contratación, plazos de ejecución, mecanismos de control y rendición de cuentas. Esto significa que ni siquiera hubiera sido necesario que una persona particular exija a la EBY la información que mediante todo tipo de artimañas se rehúsa a proporcionar hasta la fecha.

Te puede interesar: No será tan sencillo para un colorado llegar a la Presidencia, dice Ovelar

Casi triplica ingresos, gracias a bonificaciones

Cirilo Romero, jefe de medioambiente de la EBY. Foto: Gentileza

Además del derroche en gastos sociales, la EBY también hace una repartija en los ingresos para sus funcionarios, prueba de esto es Cirilo Alfonzo Romero, jefe del Medio Ambiente de la EBY, es uno de los funcionarios que perciben jugosos salarios en la entidad, pues recibe un sueldo de G. 19.724.250, que con las bonificaciones adicionales como subsidio familiar, ayuda habitacional, plus por antigüedad entre otros, se incrementa a G. 54.476.172, un aumento del 276%.

Romero habría sido conjuntamente el nexo para que el club Teniente Adolfo Rojas Silva de Atyrá reciba US$ 4.833 (G. 32,6 millones), parte de los recursos de los fondos sociales de la Itaipú. El jefe de la EBY es actualmente el vicepresidente de dicho club según una publicación en la página de Facebook del ente deportivo de fecha 6 de junio del 2020. Cabe destacar que el nombramiento de Romero como jefe en Yacyretá fue muy cuestionado dado que este último era un seccionalero de Atyrá del equipo del jefe de la binacional.

Asimismo, el jefe tiene a su esposa, Irene Ojeda, como funcionaria en la binacional, quien también es mimada con generosas remuneraciones, como lo indica el recibo de salarios de enero, donde se muestra que llegó a cobrar la suma de G. 33.122.515.

Este no sería todo el prontuario del jefe del medio ambiente de Yacyretá, ya que en noviembre del año pasado organizó el “Festival del Dorado”. Esto ocurrió mientras los ríos del país presentaban bajadas históricas que llegaban incluso a los 54 centímetros por debajo del punto cero. Este festival fue realizado en vísperas de la veda pesquera, y en beneficio de los bomberos de Atyrá.

Cirilo Romero también estuvo involucrado en un accidente de tránsito en el 2019. En la ocasión falleció un bombero de 23 años de nombre Ever Daniel Cabañas, quien iba en su motocicleta, cuando, según el reporte policial, la camioneta de Romero lo envistió y lastimosamente el joven terminó perdiendo la vida. Este suceso ocurrió en el barrio Villamorra de Asunción.

Leé también: Congresistas de EEUU piden a Biden donar vacunas a Latinoamérica y ponen como ejemplo a Paraguay

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar