La Policía Nacional encontró en una fosa los cuerpos de Rigoberto Bareiro Vargas y Diego Daniel Osorio, quienes fueron secuestrados la semana pasada en Itapúa. Se presume que se trataría de un ajuste de cuentas de la mafia.

El comisario Nimio Cardozo, jefe de Antisecuestros de la Policía, confirmó a la 780 AM que encontraron los cuerpos sin vida de Rigoberto Bareiro Vargas y Diego Daniel Osorio, quienes fueron secuestrados el 11 de octubre en el departamento de Itapúa, en fosas comunes en la zona de San Pedro del Paraná.

Bareiro Vargas tenía orden de captura por cuestiones de drogas y el segundo era su secretario, según detalló el uniformado.

Te puede interesar: Detienen a segundo sospechoso del megacargamento de cocaína incautado

La familia del supuesto capo narco negoció con los captores el pago de un rescate de 30.000 dólares, pero nunca se concretó porque los secuestradores cambiaban a cada rato el sitio de entrega.

“No se descarta algún ajuste de cuentas por cuestiones relacionadas a las drogas, al menos es la principal hipótesis”, comentó Cardozo sobre el posible trasfondo de este doble crimen.

Este hallazgo se produjo luego de la detención de Fernando Araújo Ibarra, de 36 años, en cuyo poder fueron incautados un automóvil y un arma de fuego relacionados al hecho.

Podés leer: Requisa en Tacumbú: laboratorio de cocaína funcionaba en área de admisión

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar