El niño baleado por policías hace unas semanas debe someterse a varias sesiones de fisioterapia para seguir con su recuperación. El Ministerio del Interior se había comprometido a cargar con los gastos, pero ahora ni siquiera responde los mensajes de los familiares.

El pequeño Lucas, de 6 años, logró salir con vida el pasado 30 de mayo cuando el vehículo de su padre fue baleado por policías durante una persecución en la ciudad de Luque.

Tras varias semanas de aquel hecho, Lucas se encuentra en tratamiento psicológico y debe iniciar la fisioterapia. Su madre, Sol Charotti, comentó a HOY que tanto ella como el padre del niño, Ricardo Riquelme, se encuentran desempleados debido a la pandemia del COVID-19 y pasan por una difícil situación económica.

Lea también: Caso Pytyvõ: Fiscal imputó a otras 23 personas por cobro indebido

Es por eso que están organizando una pollada para este domingo 5 de julio, con un costo de G. 15.000 cada adhesión. Además hay una rifa solidaria de G. 5.000 que tiene como premio una torta de oreo. La actividad será desde las 11:00 en Bruno Guggiari y Las Palmas, de la ciudad de Lambaré.

“Ya estamos muy apretados económicamente, por eso organizamos la pollada y así pagar el tratamiento”, sostuvo la madre del pequeño.

La madre indicó que el ministro del Interior, Euclides Acevedo, se había comprometido con que el Estado se haría cargo del tratamiento del niño, pero la promesa fue solamente “ante cámaras”. Esta situación les obliga a apelar a la solidaridad ciudadana para costear los gastos.

“Nos prometieron que nos iban a ayudar en el tratamiento de Lucas, pero como siempre oparei. No tenemos ninguna ayuda, entonces estamos viendo de nuestro lado”, lamentó la madre. “Mi marido siempre le escribe al ministro (Acevedo), pero siempre queda en visto”, agregó.

Fuente: Hoy

Mirá también: Plaga medieval: rebrote de peste negra pone en cuarentena a Mongolia

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar