El suboficial Isidro Casco, quien acabó con la vida de sus hijos, suegros y cuñada esta madrugada, ya desde hace alrededor de un mes presentaba una actitud extraña y se lo notaba algo “anormal”, según reveló su pareja que actualmente vive en España.

La fiscala Carolina Martínez manifestó Universo 970 AM que logró ponerse en contacto con Beatriz Romero, la pareja del agente policial que mató a toda una familia esta madrugada en el barrio San Miguel de Capiatá.

Según le comentó durante la conversación que mantuvieron, Casco la había amenazado con que si es que no volvía de España iba a matar a sus hijos y sus suegros, advertencia que realizó en reiteradas ocasiones.

“Le reclamaba que volviesen al país, pero por las circunstancias no podía hacerlo, tenían un vuelo humanitario para ser repatriadas para este 15 de julio”, refirió.

Lea sobre esto: Quíntuple homicidio: Gobierno se pone a disposición de la madre para retornar desde Málaga

Igualmente, la mujer comentó a la agente fiscal que desde hace un mes aproximadamente el autor del crimen empezó a tener una actitud rara y era muy insistente en que ella vuelva al país, exigiéndole que ya esté nuevamente en el país.

Romero le habría sugerido a Casco que siga un tratamiento psicológico porque “le notaba anormal”, afirmó la representante del Ministerio Público.

Los testigos y familiares manifestaron que el uniformado tenía actitudes bastante raras, además de que consumía alcohol y estupefacientes. Según Martínez, estos aditivos podrían haberlo llevado a cometer el horrendo crimen.

La Fiscalía ya remitió algunos oficios para analizar en qué estado se encuentra el sumario al cual había sido sometido Casco por parte de la Policía Nacional así como los antecedentes que guardan relación con su perfil psicológico y psiquiátrico.

Te puede interesar: Plaga medieval: rebrote de peste negra pone en cuarentena a Mongolia

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar