Judy Lin Walsh y Aline Porto

El duque y la duquesa de Sussex se ganaron los titulares cuando anunciaron su decisión de “dar un paso atrás” de sus deberes reales a cambio de tener más independencia. Lo repentino de la declaración dejó al público preguntándose lo que esto significa para el futuro de la monarquía. Aunque la monarquía británica pudiera ser más famosa que la mayoría de los “negocios” familiares, los temas que surgen cuando un miembro de la familia decide salir de la empresa no son distintos.

Para la mayoría de las personas, decidir un cambio de trabajo a mitad de carrera no es algo extraordinario. Sin embargo, para los miembros de la familia en una empresa familiar, la decisión se vuelve mucho más compleja. Un error grave al comunicar su decisión puede llevar a un rompimiento permanente en las relaciones familiares, pero, al mismo tiempo, la parálisis puede resultar en arrepentimiento respecto a la carrera que pudo haber tenido si hubiera escogido una ruta diferente.

He aquí cómo evaluar sus opciones:

1. Compare su visión con la de su familia: Evalúe si es que comparte la misma visión del negocio con el resto de los accionistas. Si están alineados puede analizar las decisiones difíciles a partir de su visión compartida para ver si son sólidas direccionalmente. Si no la comparte, quedarse en el negocio de la familia siempre será una batalla cuesta arriba y podría estar mejor en otro lugar.

2. Clarifique sus aspiraciones: Sea tan claro como sea posible acerca de sus aspiraciones: ¿Qué espera lograr en el negocio de la familia? ¿Cómo y cuándo desarrollará las habilidades necesarias para el rol al que aspira? ¿Qué tanto se ajustan con las aspiraciones de la generación de mayor nivel acerca de sus propias rutas de carrera?

3. Identifique en qué no cederá: Examine qué está detonando sus instintos de salirse y luego divida las razones entre lo que puede influir/cambiar y aquello con lo que tiene que vivir (o no). Por ejemplo, si tiene una opinión diferente sobre cómo debería dirigir, considere si es que verdaderamente es algo indispensable.

4. Encuentre y aproveche mentores para que lo guíen: Un recurso esencial cuando está en un negocio familiar es un mentor experimentado, por ejemplo, un miembro independiente de la junta directiva, que pueda brindarle una perspectiva neutral y lo ayude a guiar su carrera sin los sesgos de un miembro de la familia. Hable con su mentor regularmente (al menos dos veces al año, además de una revisión más substancial cada tres años) y pídale ayuda para mantenerlo en ruta hacia sus metas.

5. Pida evaluaciones basadas en méritos y un plan de desarrollo: Pida retroalimentación constructiva si realmente quiere desempeñarse al tope de sus capacidades. Trabaje con su mentor para evaluar cómo aprender de la retroalimentación que recibe e incorporarla en su estilo de liderazgo.

6. Decida lo que es correcto para usted – pero tenga cuidado de cómo lo comunica: Si opta por irse y buscar otra empresa, asegúrese de tener una explicación clara sobre su salida, para comunicarla interna y externamente. Tenga un plan de lo que quiere hacer a continuación y socialícelo con los miembros de su familia.

Si decide quedarse, tenga claro qué es lo que espera lograr al permanecer en el negocio familiar. Si no atiende los problemas que lo llevaron a ese punto de frustración, seguramente no se resolverán. Piense en un enfoque para resolver sus principales preocupaciones. Lleve registro de cómo está avanzando en el logro de sus principales metas.

(Judy Lin Walsh es directora en BanyanGlobal. Ella aconseja a los dueños de algunos de los negocios familiares privados más grandes del mundo acerca de la transición generacional. Aline Porto es socia en BanyanGlobal Family Business Advisors, y copresidente de la Family Business Platform en la Insper Business School).

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar