Rebecca Knight

Regresar al trabajo después de una licencia de maternidad es difícil. Usted ha estado fuera del ritmo de la oficina durante semanas o meses, y regresa como una persona diferente, con nuevas prioridades y preocupaciones. Es desagradable y muchas veces abrumador.

¿Cómo puede hacer la transición con tanta suavidad como sea posible? Si tiene la opción, ¿es mejor regresar con lentitud o saltar de inmediato? ¿Cómo debería manejar sus relaciones con su jefe y compañeros de trabajo? ¿A dónde recurrir para obtener el aliento y respaldo emocional que necesita durante este tiempo? He aquí algunas indicaciones sobre cómo navegar esas primeras semanas de regreso en el trabajo:

1. Sea gentil consigo misma: “Trate de no tomar su temperatura emocional en las primeras dos o tres semanas” que esté de regreso en el trabajo, dice Daisy Wademan Dowling, fundadora y CEO de Workparent, una firma consultora. “Estará cansada, frustrada y llena de dudas”.

2. Considere su agenda: Si tiene la opción, regresar poco a poco, trabajando inicialmente a tiempo parcial, elimina parte de la presión de su nueva vida hogareña y la ayuda a enfocarse en el trabajo. Regresar inmediatamente a tiempo completo le permite “continuar la carrera que tenía antes”, en lugar de una “con expectativas radicalmente reducidas”, dice Dowling. Cualquiera que sea la opción que elija, Dowling recomienda trabajar solo dos o tres días en su primera semana de regreso en el trabajo.

3. Haga algunas vueltas de práctica: Antes de regresar al trabajo, haga algunos viajes de práctica para dejar a su hijo en la guardería o pídale a la niñera que comience una semana antes.

Si está amamantando, añada también una sesión de bombeo o dos. Su meta, dice Denise Rousseau, profesora de comportamiento organizacional y política pública en Carnegie Mellon University, es obtener “una previsión realista” de qué esperar.


4. Sea directa con su jefe: Reconozca ante su jefe que las “siguientes semanas podrían tener dificultades”, dice Dowling, pero deje en claro “que usted sigue plenamente comprometida con su trabajo y organización”. Piense acerca de lo que necesita de parte de su empleador. Rousseau recomienda pedir el consejo de su jefe respecto a cómo reingresar exitosamente.

5. Defina expectativas con los colegas: Sea directa acerca de cómo y cuándo trabajará, y haga que su agenda sea predecible. Si sus colegas saben qué esperar, aprenderán cómo y cuándo ajustarse.

6. Busque apoyo: “Únase a una red de mamás y papás”, dice Dowling. “Construya conexiones con personas de su barrio que también tengan hijos pequeños”. Busque una comunidad de apoyo en línea. Averigüe si su empleador tiene recursos para nuevos padres. Busque consejo de colegas que hayan atravesado este proceso.

7. Sea deliberada acerca del tiempo con su hijo: Conforme regresa al ritmo del trabajo, piense acerca de cómo y cuándo pasará tiempo con su hijo. Deje que quienes cuidan a su hijo estén enterados de lo que usted quiere.

8. Reinice sus expectativas: En esos primeros días de su regreso al trabajo, pondere cómo puede redefinirse profesionalmente. Piense acerca de “lo que la vuelve especial o diferente”, dice Dowling. Después considere cómo modificar esos atributos para ajustarse a su nueva vida. Rousseau dice: “Sea realista acerca de lo que puede y debería brindar”.

(Rebecca Knight es una periodista independiente en Boston)

Dejanos tu comentario

9H

¿Qué acción debe ser emprendida ante la suba de casos de COVID-19?

Click para votar