Behnam Tabrizi, Ed Lam, Kirk Gerard y Vernon Irvin

Una reciente encuesta con directores, CEOs y ejecutivos de alto nivel encontró que los riesgos de la transformación digital (TD) son su principal preocupación en el 2019. Sin embargo, 70% de todas las iniciativas de TD no alcanzan sus metas. De los 1,3 billones de dólares que se gastaron en TD el año pasado, se estima que 900 mil millones de dólares fueron desperdiciados. ¿Por qué algunos esfuerzos de TD tienen éxito, mientras otros fracasan?

La razón fundamental es que la mayoría de las tecnologías digitales solo ofrecen la posibilidad de mejoras en eficiencia y relación con el consumidor. Si los empleados carecen de la mentalidad correcta para cambiar, o si las prácticas de la organización están defectuosas, la TD solo magnificará esos problemas.

Cuatro lecciones clave nos han ayudado a encabezar a nuestras organizaciones a través de transformaciones digitales exitosas.

Lección 1: Defina su estrategia de negocios antes de invertir en cualquier cosa.

Los líderes que buscan mejorar el desempeño organizacional a través del uso de tecnologías digitales suelen tener una herramienta específica en mente. “Nuestra organización necesita una estrategia de aprendizaje de las máquinas, quizá”. Sin embargo, la transformación digital debería orientarse a partir de la estrategia empresarial de la organización.

En Li & Fung (donde uno de nosotros trabaja) los líderes desarrollaron una estrategia de tres años para atender un mercado donde las aplicaciones telefónicas eran tan importantes como las tiendas físicas. La firma eligió enfocar su atención en tres metas concretas: reducir los tiempos de espera en la producción, incrementar la velocidad de llegada al mercado y mejorar el uso de datos en la cadena global de suministros de la firma. solo después de que se establecieron esas tres metas la compañía decidió qué herramientas digitales adoptar.

Lección 2: Aproveche a los internos.

Las organizaciones que buscan transformaciones (digitales o no) frecuentemente traen un ejército de consultores externos que aplican soluciones unitalla en el nombre de las “mejores prácticas”. Nuestro enfoque para transformar nuestras respectivas organizaciones consiste en recurrir a los internos, gente del equipo que tiene conocimiento íntimo acerca de lo que sí funciona o no en sus operaciones cotidianas.

Lección 3: Reconozca el temor de los empleados a ser reemplazados.

Cuando los empleados perciben que la transformación podría amenazar sus trabajos, podrían resistirse consciente o subconscientemente a los cambios. Si entonces la transformación digital resulta ser inefectiva, la gerencia eventualmente abandonará el esfuerzo y sus trabajos se salvarán (o eso creen). Es indispensable que los líderes identifiquen esos temores y enfaticen que el proceso de transformación digital es una oportunidad de que los empleados eleven su pericia para adaptarse a los lugares de trabajo del futuro.

Lección 4: Introduzca una cultura de startup de Silicon Valley.

Las empresas emergentes del Silicon Valley son conocidas por su ágil toma de decisiones, velocidad para hacer prototipos y estructuras planas. El proceso de la transformación digital es inherentemente incierto: Se necesita hacer cambios provisionales y luego ajustarlos; necesitan tomarse decisiones con rapidez y es necesario involucrar a grupos de toda la organización. Como resultado, las jerarquías tradicionales se interponen. Es mejor adoptar una infraestructura organizacional plana que esté algo separada del resto de la organización.

(Behnam Tabrizi enseña liderazgo transformacional en el Departamento de Ciencia e Ingeniería Administrativa en Stanford University, y es director de Rapid Transformation LLC. Ed Lam es jefe de Finanzas de Li & Fung Ltd. Kirk Gerard fue director de Planeación y Desarrollo en el condado de Santa Clara, California. Vernon Irvin es presidente de la Unidad de Gobierno, Educación, y Empresas Pequeñas y Medianas en CenturyLink).