POR DAISY WADEMAN DOWLING

“Mamá, papá, no me sientobien”.

Es una frase que los padres hanaprendido a temer.

Ser padres trabajadorespresenta un masivo desafío logístico y emocional, y cuando su hijono está bien, ese desafío aumenta significativamente. La buenanoticia es que con algunas estrategias específicas puede superarlo.

1. Reconozca y anticipe.

Reconocer que tanto usted comosu hijo son humanos y a veces se enferman es el indispensable primerpaso para evitar una crisis. Acepte lo inevitable y anticipe cómolo manejará logísticamente: ¿Hablarle a la abuela? ¿Trabajar adistancia?

2. Comunicar de antemano.

Si su hijo se enferma,coméntele a su jefe y sus colegas cuál es el plan. Alértelosrespecto a la flexibilidad que requiere, pero de una forma queenfatice su dedicación.

3. Controle lo controlable.

Verifique su plan de respaldo.Si estará dejando a su hijo enfermo en casa de la tía Susan,asegúrese de que la tía Susan siempre tenga Tylenol infantil ysepa cuándo tiene permitido dárselo. Si trabajar desde casa es laestrategia, asegúrese de que su sistema de ingreso remoto alsistema le permita acceder a documentos e imprimirlos.

4. Encuentre –ypresupueste– los recursos.

Trate de encontrar los recursosextra que lo ayudarán cuando su hijo está enfermo. Podría ser elpago del servicio a domicilio de la farmacia de 24 horas, ocontratar ocasionalmente atención profesional de respaldo en casa.Esto es costoso, pero son inversiones en su habilidad paradesempeñarse en el trabajo mientras cuida bien a su familia.

5. Haga que su pediatra sea un aliado.

Como padre trabajador, ayuda si el médico tiene horario tempranoen la mañana, después de la oficina o en fines de semana, y unared inalámbrica decente en la sala de espera.

6. Esté dispuesto a romper todas sus reglas (usuales).

Cuando su hijo está enfermo, no es momento de mantener bajollave el ipad y el tarro de galletas. Cuando enfrente limitacionesen un área, esté dispuesto a relajar los estándares en otras.Cuando todos estén bien, regresarán rápidamente a la rutinaregular.

7. Manténgase conectado, pero no en redes sociales.

Si su jefe lo ha apoyadopara que trabaje desde casa mientras el bebé está enfermo, nadaerosionará su generosidad y buena voluntad como ver que ustedpublica fotos en Facebook. Enfóquese en mantener líneas decomunicación fuertes y constantes con los colegas, pero mantengaesa comunicación a través de canales profesionales.

8. Si el problema es de largo plazo, involúcrese con suorganización para recibir apoyo.

Si el desafío que usted y su hijo enfrentan no es de cortoplazo, alerte inmediatamente a su organización. A menos que losaltos directivos sepan lo que sucede, no podrán brindarle todo elapoyo que podrían ofrecerle.

9. No lo haga un problema de su hijo.

Sin importar el padecimiento de su hijo, él ya se siente losuficientemente mal. Demostrarle estrés y frustración solo lo harásentirse peor.

(Daisy Wademan Dowling es la fundadora y CEO de Workparent,una firma consultora que brinda consejos y entrenamiento a padrestrabajadores y las organizaciones que los emplean).