Por Monique Valcour

Las personas tienen el derecho a un trabajo que las enriquezca y las aliente, pero los directivos y empleados en organizaciones de todo el mundo han comprado la idea de que el salario y otras recompensas contratadas son todo lo que uno puede esperar del trabajo. Esta visión empobrecida influye en actitudes y comportamientos laborales que agotan a los empleados. También atrapa a las personas en trabajos que dañan su bienestar y sentido de identidad.

El agotamiento tiene tres componentes: cansancio (energía perdida), cinismo (entusiasmo perdido) e ineficacia (autoconfianza y capacidad de desempeño perdida). No necesita experimentar las tres para sufrir serias consecuencias.

Aunque los intentos para reducir el agotamiento les corresponden principalmente a los individuos, la investigación ha establecido que factores organizacionales fuera del control de un empleado individual, desde cargas de trabajo exageradas y falta de civilidad, hasta acoso y líderes estresados, pueden contribuir al agotamiento.

Podría llegar un momento donde dejar su empleo sea el mejor curso de acción. Reflexionar sobre las siguientes preguntas puede ayudarlo a determinar si hacerlo tiene sentido para usted:

–¿SU TRABAJO/PATRÓN LE PERMITE A USTED SER LA MEJOR VERSIÓN DE SÍ MISMO? Una de las experiencias más consistentemente desmoralizantes es tener que trabajar en condiciones que limitan su desempeño a un nivel menor a su potencial. Más aun, cuando está agotado, brinda menos valor de lo que ofrecería trabajando en condiciones más adecuadas para su desempeño e involucramiento.

–¿QUÉ TAN BIEN SU TRABAJO/PATRÓN SE ALÍNEAN CON SUS VALORES E INTERESES? Cuando experimenta una sensación de ajuste entre sus valores e intereses y los valores y necesidades de su organización, tiende más a encontrar significado y propósito en su trabajo. Por el contrario, cuando el ajuste es malo, probablemente no recibirá el apoyo que necesita para desempeñarse bien, y en consecuencia su carrera sufrirá.

–¿CÓMO SE VE SU FUTURO EN EL TRABAJO/ORGANIZACIÓN? De un paso atrás. Aléjese para tomar una perspectiva de largo plazo y evaluar si se ha topado con algún tramo difícil de corto plazo o un declive de largo plazo. ¿Se reconoce a usted mismo al observar a los miembros de alto nivel de la organización? ¿Le dan a usted una visión esperanzadora de su futuro?

–¿QUÉ LE ESTÁ COSTANDO EL AGOTAMIENTO? El agotamiento puede cobrar una elevada cuota sobre su salud, desempeño, prospectos de carrera, bienestar psicológico y relaciones. Si no está seguro acerca del impacto que el agotamiento podría estar teniendo en usted, trate de pedirle perspectiva a su pareja, familiares y amigos cercanos.

Si, después de considerar estas preguntas, concluye que dejar su trabajo u organización es el mejor camino a seguir, ya ha dado un gran paso. Quizá no pueda renunciar hoy, pero tal vez hoy es el día en que comienza a sentar las bases: Ahorrar más, actualizar su currículum, acercarse a contactos en su red o inscribirse a un curso en línea. El camino de regreso a la prosperidad inicia con acciones como estas.

(Monique Valcour es instructora ejecutiva y profesora de administración.)