Por algo es el campeón. Libertad ratificó su gran momento y le ganó en forma clara a Olim­pia, que con la derrota 3-1 queda sin posibilidades de jugar la Copa Libertadores del año que viene, cerrando un año nefasto.

Tras un inicio dinámico, ya fue el Gumarelo el que mejor se posicionó en el campo de juego y en un intérvalo de 20 minutos generó al menos cua­tro ocasiones claras de gol, que no se concretaron por la falta de acierto de sus jugado­res. Olimpia también tuvo lo suyo en ese periodo e incluso después, abrió el marcador, tras una gran acción previa de Facundo Zabala, quien habilitó de gran forma a Fer­nando Cardozo. El cierre del joven volante decretó el 1-0 en Para Uno.

De todas formas, la alegría le duró poco a Olimpia, por­que tras un centro desde el lado izquierdo del ataque liberteño, Tacuara Cardozo intentó controlar pero se le interpuso Romaña, quien en su intento de despeje manoteó el balón. El VAR hizo justicia y Cardozo, con su categoría habitual, no perdonó a Espínola.

Invitación al canal de WhatsApp de La Nación PY

El inicio del segundo tiempo pintó un panorama similar y ya Libertad no permitiría descuidos. Fue así que tuvo el tiro frontal que comenzó por definir el partido. Era la ocasión ideal para la zurda tremenda de Tacuara Car­dozo, cuyo remate se des­vió en Júnior Barreto y dejó sin chances a Espínola. Ese segundo gol terminó por sepultar a Olimpia, que tuvo algunos acercamientos aun­que ya sin fuerzas.

Para peor, sufriría un gol más de alguien que –hoy por hoy– ya no es santo de devo­ción de los hinchas fran­jeados: Roque Santa Cruz. Tras gran acción colec­tiva, el delantero culminó la jugada con toque suave. Victoria merecida ante un equipo que cierra un año pésimo en todos los órdenes.


Dejanos tu comentario