Es sabido que un abrazo es sinónimo de amor, pues crea un vínculo emocional con las personas. Además de ser un gesto amoroso, su efecto genera varios elementos positivos para el organismo, pues al tener contacto físico con un ser querido, el cerebro libera oxitocina y serotonina, unas hormonas que crean la sensación de bienestar y felicidad. Te contamos más detalles sobre los abrazos.

Con un abrazo uno puede sentir seguridad, tranquilidad y por sobre todo, sentirse amado. Pero sus beneficios, transcienden el cariño que se siente. Cuando la piel recibe el contacto de otra persona, nuestro cerebro desencadena una serie de señales neurológicas, soltando el estrés y la ansiedad, por sentir las hormonas como la oxitocina y serotonina.

Según un estudio del Instituto Europeo de Psicología Positiva (IEPP), un abrazo puede mejorar las relaciones interpersonales, combate el insomnio, aumenta la autoestima, controlan el apetito e incluso hace que las personas logren una vida longeva. Hay que mencionar, que la falta de afecto o abrazos, también tiene su sentido negativo en la vida, pues las personas que no tienen este gesto, tienen hábitos negativos y pueden caer en los vicios.

Invitación al canal de WhatsApp de La Nación PY

Te puede interesar: ¿Cuántos huevitos de Pascuas se pueden consumir en un día?

Abrazar es un acto terapéutico que contribuye en nuestro bienestar. Foto: Ilustrativa/Freepik

20 segundos de abrazo

En 20 segundos del contacto físico se activa la oxitocina, lo que equivale a un mes de terapia. La duración estimada de un abrazo es de cinco segundos, pero una investigación sobre sus efectos en nuestro organismo comprobó que en unos 20 segundos se produce un efecto terapéutico sobre el cuerpo y la mente, producido por dicha hormona que logra disminuir el dolor emocional.

Los abrazos son igualmente una fuente de energía y sirven para fortalecer el sistema inmunológico. También tienen la capacidad de disminuir los antojos ansiosos, por estimular positivamente el sistema nervioso. Hay que mencionar que el Día Internacional del Abrazo se recuerda cada 21 de enero. Esta conmemoración fue instalada en 1986 por el estadounidense Kevin Zaborney.

Leé también: Polémica por el chocolate “rubio”

Dejanos tu comentario