Más allá de lo curiosas o bellas que puedan resultar ciertas partes de la anatomía de los gatos, cada una tiene una función determinada. Este es el caso de los bigotes que, lejos de la estética, desempeñan diferentes roles para el felino: desde una herramienta de protección hasta un aliado de caza. De ahí la importancia de cuidar los bigotes de estos peluditos.

Los bigotes de los gatos son multifuncionales, pero principalmente se desempeñan como una herramienta sensorial. El folículo piloso de sus bigotes está lleno de nervios, que proporcionan al felino información vital sobre su entorno. El uso primordial de los bigotes es la navegación. Los bigotes están conectados a un sistema de músculos y nervios sensible. Esto les permite detectar cambios sutiles y así moverse en la oscuridad y en espacios reducidos.

Como son depredadores naturales, los bigotes juegan un papel crucial en las habilidades de caza de los gatos. Les ayuda a calcular la distancia de su presa y a medir los espacios hasta llegar a su objetivo. Igualmente, los bigotes comunican emociones: observar los bigotes puede proporcionar pistas sobre cómo se siente un felino en un momento dado.

Invitación al canal de WhatsApp de La Nación PY

Lea también: ¿Las nenas se parecen más al papá? Esto dice la ciencia

Los bigotes tienen además una función de protección en los gatos. Con estas herramientas sensoriales, los felinos son capaces de medir las superficies y evitar ponerse en riesgo. De ahí la gran importancia que desempeñan los bigotes en el bienestar de estos peluditos.

Resulta fundamental que los propietarios de felinos comprendan la importancia de los bigotes para evitar recortarlos o dañarlos. Los bigotes deben manejarse con cuidado atendiendo que son sumamente sensitivos y pueden detectar ligeros contactos o cambios.

Te puede interesar: Atención: la boca tiene mucho que decir sobre la salud del organismo

Dejanos tu comentario