Algunos factores como la genética, los hábitos de higiene y la comida de la dieta diaria pueden desempeñar un papel clave en la transpiración y el color corporal. Así se demostró que con la combinación de alimentos correcta también se pueden mejorar los aromas que se desprenden el organismo, de acuerdo con nuevos estudios.

Los olores corporales se originan a partir de una combinación de compuestos excretados por diferentes glándulas, que dependen de los genes y el medio ambiente. Lo que se come también tiene un papel importante. Generalmente, quienes comen mucha carne tienden a oler “peor” que aquellos con una dieta principalmente vegetal, según una investigación del “Karolinska Institutet de Estocolmo”, elaborada por Johan Lundström y replicada por la prensa internacional.

Los alimentos, ya sean de origen vegetal o animal, tienden a contener sustancias químicas que se fusionan con el torrente sanguíneo. A partir de ahí, se secretan al exterior a través del olor corporal. De ahí la creencia de que ciertas dietas tienen más probabilidades de resultar en un olor corporal más “atractivo”.

Invitación al canal de WhatsApp de La Nación PY

Lea también: Conocé cuál es la forma más saludable de preparar arroz

Una mayor ingesta de frutas y verduras está significativamente asociada con un olor más agradable, independientemente de la intensidad del sudor. Por el contrario, una mayor ingesta de carbohidratos se vincula con un sudor más fuerte y menos agradable. El consumo de carne roja también un impacto negativo en del olor corporal.

A la par de la alimentación, no se deben descuidar los hábitos de limpieza y la utilización de desodorantes acordes a las necesidades personales. La ayuda de un profesional médico, especialmente de un dermatólogo, será de gran ayuda para enfrentar los problemas relacionados con el olor corporal.

Te puede interesar: Esta es la mejor vitamina para eliminar el dolor en las articulaciones

Dejanos tu comentario