A través de un proceso de temperatura, el carbón se convierte en un material microporoso con excelentes componentes para el cuidado y beneficio de la piel. Además de su inusual color, es un ingrediente de origen vegetal que se destaca por sus propiedades purificantes y desintoxicantes.

El carbón activo, también llamado carbón activado, es uno de los últimos ingredientes en la cosmetología, que empezó a ser conocido gracias a las mascarillas negras que inundaron las redes sociales hace varios años. Las bondades de este ingrediente avanzaron tanto, que en la actualidad se usa como sérums, limpiadores o exfoliantes, porque absorbe las impurezas, elimina las células muertas, reduce la grasa, los puntos negros y las espinillas.

Al eliminar las impurezas de la dermis, contribuye a mejorar las pieles mixtas, grasas y con acné, que son propensas a la obstrucción de los poros, puntos negros y granitos. También puede aplicarse en la piel mediante vendajes para ayudar en la cicatrización, por ejemplo para tratar cortes y heridas pequeñas.

Invitación al canal de WhatsApp de La Nación PY

Te puede interesar: La vitamina D ayuda a eliminar los dolores menstruales, según un estudio

La mascarilla negra contribuye a mejorar las pieles mixtas, grasas y con acné. Foto: Pexels

Mascarilla negra

La mascarilla negra a base de carbón activo sobresale por su acción exfoliante y desinfectante, capaz de limpiar los poros para reducir los puntos negros, espinillas, comedones y demás imperfecciones que impiden tener una piel saludable, uniforme, sedosa y brillante. Este ingrediente beneficia tanto a la piel grasa o mixta, sobre todo si se usa en la zona T.

El resultado de aplicar esta mascarilla es la disminución del tamaño de los poros, mucha más igualdad de tono, alisa y suaviza la textura de la piel, devuelve la luminosidad, previene la aparición de granitos, controla los brillos y deja un look fresco, con una sensación de pureza y pulcritud reconfortantes. Para aplicar esta mascarilla, debemos realizar una limpieza facial para eliminar todos los restos de fórmulas, maquillaje y residuos que pudieron quedar en la piel.

Si bien la mascarilla puede usarse en todo el rostro, se recomienda priorizar la zona T de barbilla, nariz y frente, porque es allí donde se acumulan más impurezas y exceso de grasa. Una vez aplicada, espera unos 15 minutos, sin excederse de tiempo para no ocasionar irritación u otros efectos secundarios. Por último, retira con agua tibia y posteriormente, aplica tu skincare habitual.

Lee más: Remojar los pies por las noches puede mejorar la circulación y reducir dolores

Dejanos tu comentario