Madre de dos hijos y abuela de dos nietos, Maru Vera es una mujer incansable, que a pesar de luchar contra el cáncer hace 4 años, no se rinde, y a través de la Asociación de Paciente con Cáncer y Familiares (Apacfa), busca ayudar a los pacientes oncológicos que, como ella, quieren vencer a la enfermedad.

“Tengo dos hijos, una nena y un varón. Gabriela Leticia tiene 30 años, y el más chico tiene 28 años, Esteban Sebastián, es el papá de la casa porque yo ya no trabajo y él sostiene todo. Tengo dos nietos, uno de cada hijo, pero tengo muchos hijos de corazón, a muchos le he criado, me gustan las criaturas”, refirió.

Antes se dedicaba a la venta de comidas rápidas en su casa, pero después de que le detectaron cáncer, ya no pudo seguir trabajando en eso y tuvo que cerrar el negocio. Acude al Instituto Nacional del Cáncer (Incan) desde febrero del 2017, cuando inició su tratamiento.

Maru con sus hijos, Esteban Sebastián y Gabriela Leticia Gamarra Vera. Foto: Gentileza.

El origen del cáncer de Maru es de mama, pero hizo metástasis en el hueso. Contó que su hijo la llevó al Incan, un tiempo después de una caída que tuvo, porque ya fue insoportable el dolor. “Yo me había caído en mi casa y me lastimé mi hombro. Se hizo como una bolita y me fui a consultar, me hice estudios y nada salió, me dijeron que era por el golpe nomás. Yo no sentía ningún dolor y eso después se fue agravando. Se me ulceró la herida y yo igual seguía trabajando porque pensé que no era nada, y eso hizo que me agarre una metástasis. Ya llegué al Incan con una metástasis ósea, y debido a eso no pude caminar más, ahí sí el dolor era intenso, pero pensé que era de mi pierna, no de mi pecho”, empezó contando a La Nación.

Leer más: Mujer destacada: es infectóloga con más de 15 años en VIH y dirige Pronasida desde 2014

Acerca de Apacfa

En febrero del 2017 inició su tratamiento de quimioterapia, y en ese lapso de tiempo, cuando estaba por culminar la sesión, se terminó el medicamento que usaba. “Siempre a fin de año hay mucha falta de medicamento, eso es siempre en el Incan, hasta ahora es así”, lamentó.

Maru mencionó que reunió a todas las personas que necesitaban el mismo medicamento que ella, ese fármaco que impide que el cáncer vaya a otras partes del cuerpo. Ese remedio cuesta alrededor de G. 18 millones, y no podían comprarlo. Ahí se dieron cuenta de que tendrían más fuerza como asociación, y fue así que nació la Apacfa, en julio del 2018.

“Queríamos continuar con el tratamiento para que no avance nuestro cáncer y ahí nos juntamos. Después vinieron otros problemas y siempre nos íbamos en grupo”, relató.

El día en que nació Apacfa con los miembros de la comisión directiva. Foto: Gentileza.

Comentó que la idea fue que la asociación esté legalmente reconocida. Para eso fueron al ministerio y al Congreso, donde hubo personas que les apoyaron y ayudaron. Fueron parte también de la Ley de Cáncer 6266, de atención integral a las personas con cáncer, junto con los legisladores. Primero se les aprobó como asociación y después la Ley de Cáncer. Así fueron creciendo y en julio de este año cumplirán 3 años de haberse constituido como asociación. Actualmente cuentan con alrededor de 600 miembros en todo el país, cifra que constantemente va variando debido a que se van sumando asociados.

Leer también: Mujer destacada: de azafata y modelo a encargada de la seguridad nacional desde la dirección de Migraciones

Lo más difícil

De acuerdo a lo expresado por la entrevistada, si ellos no hacen ruido, no consiguen nada. Explicó que los medicamentos costosos pueden conseguirlos sólo mediante un recurso de amparo y, algunas veces, por más de que en teoría se deben cumplir con el recurso en 72 horas, no se cumplen.

A veces se entregan después de 3 meses y, en muchas ocasiones, el paciente fallece antes de recibir el medicamento, porque el cáncer no espera, dijo. “Nos sentimos impotentes y queremos subsanar, pero esto se dará solamente cambiando la ley 2051/03 de Contrataciones Públicas, que tiene su tiempo, y eso es lo que nosotros no tenemos”, manifestó.

En ese sentido, Maru informó que ahora se encuentran trabajando en eso, para ver si a través del Congreso pueden cambiar esa ley. “Pienso que deben haber unos incisos donde diga que se cumpla en menos tiempo a favor de los pacientes con enfermedades catastróficas, como somos nosotros, porque también hay otras enfermedades en que se necesitan los medicamentos de manera urgente, y no estar esperando meses para que te salga el remedio. Esa ley contempla todo un paquete, por ejemplo las licitaciones que se tienen que entregar en un lapso de cuatro meses. El ministerio no puede hacer nada si hay una ley que les permite entregar en cierto tiempo”, apuntó.

Con sus nietos, Joaquín, hijo de Esteban Sebastián, y Gabriel, hijo de Gabriela Leticia. Foto: Gentileza.

Con respecto a su tratamiento, comentó que va por buen camino. “En abril me operé de la mama porque, si bien mi cáncer terminó con la primera quimioterapia, volvió con todo en el 2019. Entonces optaron por la cirugía, me estoy reponiendo de esa operación, lento pero seguro”, indicó.

Mensaje

Con relación a los pacientes, Maru instó a que hagan sus controles ya que esa es la clave para no llegar a lo que ella llegó, para no tener metástasis. “El cáncer se cura si se detecta a tiempo y se hace debidamente el tratamiento. No dejar para última hora, al primer síntoma, o si al palpar encontrás algo dentro de tu cuerpo, consultá, eso es lo primordial”, resaltó.

Te puede interesar: Mujer destacada: trabaja en la donación de órganos y es coordinadora nacional de trasplante

Y finalmente, con respecto a lo que desea para Apacfa, manifestó que anhela que la provisión de los medicamentos e insumos, así como también los estudios, se hagan en tiempo y forma. “A través de convenios conseguimos que se hagan gratuitamente muchos de los estudios dentro del Incan, y eso fue también un gran avance”, puntualizó.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar