Las flores le dan un toque muy especial a cualquier lugar, ya sea interior o exterior. Es la mejor forma de darle vida al hogar, el patio o la oficina. En esta edición vamos a hablar del girasol, una especie alegre, probablemente se deba a su color tan llamativo, además de su aspecto bastante peculiar.

El girasol también recibe el nombre científico de Helianthus annuus, es de origen americano y sus semillas eran un alimento básico para las tribus nativas, al igual que el maíz, las alubias y la calabaza. Asimismo, se encargan de adornar y dar vida donde quiera que estén.

Leé también: Deco natural para el cuarto de baño

Esta planta es tan exótica que tiene una historia en la mitología griega, que dice que el girasol es el símbolo del sol y del amor. Según se cuenta, la ninfa Clitia se enamoró del dios Helios, pero este no correspondió su amor. Entonces ella murió de amor y se convirtió en un bello girasol, que siempre sigue a su ser amado.

Los girasoles son una de las plantas más populares en el mundo, son muy resistentes y fáciles de cultivar. Suelen florecer durante el verano o a principios del otoño, se caracterizan por su tallo robusto y fuerte y pueden llegar a crecer hasta 3 metros de altura.

Es importante destacar que no solo existen los girasoles amarillos, tiene sus variantes en cuanto a su color, ya que se pueden encontrar en tonos naranja, marrón o rojizos. Así como también existen variedad en tamaños y formas.

Aunque son conocidas por su color amarillo intenso, también existen su variables en tonos rojizos. Foto: Gentileza.

Así encontramos los girasoles “pacino”, “sunspot”, “sonriente”, “teddy bear” y “Music box”, con la diferencia de que estos dos últimos alcanzan una altura de 60 centímetros en total, mientras que los otros rozan los 30 centímetros.

A criterio de los especialistas, para sembrar girasoles es preferible elegir las semillas de la clase más corta y colocarlas en recipientes pequeños. Sembrar las semillas y dejar un espacio de entre 10 y 13 cm entre cada una y cuidar que queden al menos a 1,3 cm de profundidad en la tierra.

Regar una vez al día o cada dos días atendiendo que la tierra se mantenga húmeda. Después de 8 a 10 días comenzarán a salir los brotes. Cuando los brotes midan alrededor de 5 cm trasplantarlos al jardín o a una maceta grande.

Te puede interesar: Receta LN: torta de chocolate keto, para comer sin culpas

Cuidados

Cortar 2 cm de cada tallo en diagonal. Retirar las hojas sobrantes del tallo y añadir un sobre de nutrientes para flores. Es importante que los girasoles reciban siempre luz directa del sol para crecer correctamente y recibir todo lo que necesitan para desarrollarse y lucir con todo su esplendor. Estas plantas necesitan de muchísima luz, a diferencia de otras variedades.

Dejanos tu comentario

16H

El nivel de ocupación de camas de terapia intensiva llegó al tope. ¿Qué debe hacer Salud Pública?

Click para votar