El jefe técnico de iluminación de la película “Rust”, Serge Svetnoy, presentó una demanda contra el actor estadounidense Alec Baldwin por el tiroteo en el set que derivó en la muerte de la directora de fotografía Halyna Hutchins el mes pasado. La demanda por negligencia también nombra a la armera Hannah Gutiérrez-Reed.

Svetnoy sostiene que el trágico episodio “fue causado por actos negligentes y omisiones” del actor principal y a la vez productor, Baldwin, y de otros. “No había ninguna razón para colocar una bala real en ese revólver Colt .45 o para que estuviera en cualquier lugar del set de ‘Rust’, y la presencia de una bala en un revólver representaba una amenaza letal para todos alrededor “, dice la demanda, presentada ante un tribunal de Los Ángeles.

Lea más: La mandioca conquista el mundo con un toque de sabor paraguayo

El especialista en iluminación alega que Baldwin, el subdirector de la película, Dave Halls, y Gutiérrez-Reed no siguieron las prácticas de la industria cinematográfica sobre el manejo de armas y “permitieron que un revólver cargado con munición real apuntara a personas vivas”.

Por su parte, la armera Hannah Gutiérrez-Reed, de 24 años, hija del prominente armero de Hollywood Thell Reed, afirmó a través de sus representantes legales que estaba siendo “incriminada” por la muerte de Hutchins.

“La seguridad es la prioridad número uno de Hannah en el set. En última instancia, el equipo nunca se habría visto comprometido si no se hubiera introducido munición real. Hannah no tiene idea de dónde vinieron las balas reales”, afirmaron sus abogados. La directora de fotografía Hutchins murió mientras Baldwin ensayaba una escena del western ambientado en el siglo XIX en la que disparaba un arma hacia la cámara.

Lea más: Salud Pública aplicará dosis de AstraZeneca a mayores de 18 años

La demanda por negligencia también nombra a la armera Hannah Gutiérrez-Reed, de 24 años, hija del prominente armero de Hollywood, Thell Reed. Foto: Gentileza.

“Ella y el jefe de utilería tenían el control de las armas y ella nunca fue testigo de que nadie disparara balas reales con estas armas y tampoco lo permitiría”, dicen en un comunicado los representantes legales de la joven. “Todo el set de producción se volvió inseguro debido a varios factores, incluyendo la falta de reuniones de seguridad. No es culpa de Hannah”, sostienen.

Este miércoles el abogado Jason Bowles reiteró a la prensa que están pidiendo una investigación completa de todos los hechos ocurridos, “incluidas las balas reales, cómo terminaron en la caja de balas de fogueo y quién las puso allí. Estamos convencidos de que esto fue un sabotaje (...) Creemos que la escena también fue manipulada antes de que llegara la policía”, señaló.

Lea más: La Amazonía, castigada y al borde del abismo

El diario Los Angeles Times reveló que, en las horas previas al trágico hecho, una decena de técnicos y trabajadores que participaban de la filmación del western en Nuevo México detuvieron la actividad y se concentraron para pedir mejores condiciones laborales.

Entre quienes cuestionaban con más fuerza las precarias condiciones de trabajo estaba justamente la fallecida directora de fotografía. De acuerdo a los testimonios recogidos por el citado medio, Hutchins reclamó mayor seguridad y protección para su equipo durante el rodaje.

El reclamo comenzó el mismo día en que ocurrió la tragedia, el 21 de octubre pasado. El equipo técnico de la película venía cuestionando sobre todo la falta de pago y el exceso de horas de trabajo sin compensación.

Dejanos tu comentario