En momentos en que las tensiones han crecido en Irlanda del Norte, Kenneth Branagh presentó su película “Belfast”, una carta de amor a su ciudad natal que conmovió a los espectadores en el festival de cine de Toronto.

Inspirada en su historia personal, esta comedia dramática en blanco y negro, que se estrenará en noviembre en Estados Unidos y en diciembre en Latinoamérica, relata el estallido de la violencia en la provincia británica a fines de la década de 1960 a través de la mirada de Buddy, un niño de nueve años.

Lea más: Sunshine Lettering: la propuesta apasionante sobre el arte de dibujar letras

Fue a esa edad que Branagh y su familia se trasladaron a Inglaterra para escapar de “The Troubles” -”Los problemas”-, como se denominó al conflicto norirlandés. “Una historia como esta intenta mostrar que incluso en medio del caos y la violencia, esta ciudad tiene cualidades increíbles”, dijo a la AFP el actor y director en la alfombra roja del Festival Internacional de Cine de Toronto (TIFF).

Los habitantes de Belfast “han superado una cantidad increíble de desafíos” que aún continúan, agregó. Irlanda del Norte se ha visto sacudida en los últimos meses por una violencia sin precedentes en varios años después de que el Brexit socavara una paz frágil.

Lea más: EEUU honra a los 3.000 muertos del 11-S, bajo la sombra de Afganistán

Los hechos de violencia han resucitado el fantasma del conflicto norirlandés y sus 3.500 muertes, que durante tres sangrientas décadas enfrentó a republicanos, principalmente católicos partidarios de la reunificación con Irlanda, y sindicalistas protestantes, fervientes defensores de la pertenencia al Reino Unido.

Desde la primera escena, el espectador se sumerge en la violencia de la época: en el verano de 1969, un grupo de protestantes atacan a familias católicas para obligarlas a abandonar las calles donde convivían ambos grupos. Son desplegadas las tropas británicas y el padre de Buddy se enfrenta a la difícil decisión de emigrar con su familia.

Humor

“El miedo a las bombas cada fin de semana cuando intentamos encontrarnos con nuestros amigos en la ciudad (...) ese tipo de cosas que se habían vuelto tan normales para nosotros parecen una locura en retrospectiva”, recuerda el actor Jamie Dornan, quien también creció en Belfast.

“Lamentablemente, siempre estarán presentes ‘los problemas’ en Irlanda del Norte”, agrega el actor, conocido en particular por haber interpretado uno de los papeles protagonistas en el taquillero film “Cincuenta sombras de Grey”. Pero en “Belfast”, la violencia está atenuada en parte por la mirada del niño (Jude Hill), que solo entiende parcialmente la gravedad de la situación. Y la película también relaja la tensión con el recurso del humor.

Lea más: Ante auge de iniciativas conservadoras, ¿quién dirige realmente EEUU?

El largometraje, ovacionado por el público de Toronto y visto por algunos críticos como un buen candidato a los Óscar el próximo año, también destaca por su elenco de estrellas: Jamie Dornan, Judi Dench, Caitriona Balfe y Ciaran Hinds. Branagh, con una carrera ecléctica que abarca desde adaptaciones de Shakespeare hasta la cinta de superhéroes “Thor”, dice que ha estado madurando “Belfast” durante décadas. Pero fue el primer confinamiento pandémico en Inglaterra lo que finalmente le dio la oportunidad de escribirla.

“La amenaza de este virus tan peligroso que nos encerró, creo que nos hizo a todos muy introspectivos”, estimó el realizador británico. Esta edición del TIFF, una de las grandes citas cinematográficas de América del Norte, contó con estrellas de Hollywood por primera vez desde hace dos años debido a la pandemia de COVID-19.

“Dear Evan Hansen”

Julianne Moore abrió el jueves pasado el camino para las estrellas en la primera alfombra roja del Festival Internacional de Cine de Toronto en dos años, luego de que la adaptación de la arrasadora obra de Broadway “Dear Evan Hansen” finalmente reabriera la mayor cita del cine norteamericano.

El musical sobre un adolescente que lucha contra el aislamiento y la soledad atrajo al público en una ciudad que apenas emerge de uno de los mayores confinamientos por la pandemia de COVID-19, que obligó a realizar de forma virtual el festival el año pasado.

“Es un gran momento, amo este festival”, dijo Moore a la AFP. “Me siento afortunada de estar trabajando en algo que era tan importante y sobre la condición humana en tiempos en los que estábamos batallando”, agregó la actriz que interpreta a la madre del estudiante en la película.

Lea más: Gobierno británico renuncia a imponer pase sanitario para acceder a ciertos lugares

La producción acompaña a Evan, un adolescente con ansiedad social, cuya vida da un vuelco luego de que un colega de clases se suicida. Aborda temas como el deseo de pertenencia y el poder de las redes sociales. En su temporada en Broadway en 2016, se convirtió en el mayor éxito de un musical en el teatro desde “Hamilton”, catapultando a Ben Platt -que repite su papel en la gran pantalla- al estrellato.

“Lo vi desde el principio, justo después de que abrieran: Ben abrió su boca y comenzó a cantar, nunca había escuchado algo así en mi vida”, dijo Moore. La participación de Platt por Universal Pictures levantó dudas debido a que el actor tiene 27 años y el personaje es un estudiante de liceo, a pesar de que esas diferencias de edad son comunes en producciones de Hollywood, como “Vaselina”.

Pero Platt, quien interpretó a Evan en la primera producción del musical en 2015, insistió que esta será la última vez que asume el personaje. “Fue una experiencia muy catártica para despedirme de cada escena y cada canción, y sé que será preservada y que tal vez un día se la pueda mostrar a mis hijos”, dijo a la AFP.

“Montaña rusa”

Mientras otros grandes festivales de cine como Venice y Cannes han vuelto casi con total normalidad después de la pandemia, la edición de Toronto de este año es una mezcla del formato virtual y presencial, con una audiencia limitada.

Hay menos estrellas en el lugar que de costumbre, a pesar de que se espera la presencia de Jessica Chastain, Benedict Cumberbatch, Sigourney Weaver y del director de “Dune”, Denis Villeneuve. Los organizadores se vieron afectados por el estricto control de fronteras, con cuarentenas obligatorias para la mayoría de los visitantes extranjeros que sólo fueron levantadas el martes.

“Creo que nos ha afectado de forma diferente”, dijo la codirectora del festival, Joana Vicente, quien no sabe aún si las entrevistas y estrenos presenciales serán posibles antes de mayo de 2022. “Estás en una montaña rusa en términos de “¿cómo se verán las cosas más adelante?”, agregó el codirector, Cameron Bailey.

Lea más: Pese al miedo, las mujeres vuelven al trabajo en el aeropuerto de Kabul

Toronto destaca entre los festivales vendiéndose como “el mayor y con la audiencia más influyente de los festivales en el mundo”, lo que hace que el regreso de las multitudes sea crucial, dijo Bailey. El festival, que se celebra hasta el 18 de septiembre, exhibe docenas de películas grabadas durante la pandemia, incluyendo “Dear Evan Hansen”, la primera producción de América del Norte durante el verano del año pasado, antes incluso de las vacunas.

“Fue una experiencia asustadora, estábamos siempre preocupados de enfermarnos”, dijo el actor Nik Dodani. “Y el aislamiento, estábamos en una burbuja muy estricta. No veíamos a nadie, creo que eso se ajustaba a la trama”, comentó.

Fuente: AFP.

Dejanos tu comentario

17H

Docentes declararon cuarto intermedio a la huelga y hoy se retomaron las clases, ¿qué opina?

Click para votar