“En este tiempo el periodismo se pone a prueba. Hoy tenemos que hablar de un periodismo todoterreno, prácticamente”, empezó comentando Marcelo Burgos, sobre el desafío que significa el momento actual para el oficio, consultado en LN Live sobre sus tres momentos más resaltantes dentro del periodismo deportivo.

“El periodismo deportivo, acá en Paraguay por lo menos, se quedó a un costado porque no hubo fútbol, porque no hubo actividades deportivas, de ningún tipo, entonces es como que complica realizar la tarea, y uno tenía que adaptarse a las necesidades”, señaló Burgos a la conductora del ciclo de entrevistas del diario La Nación, Paz Vaesken, en la emisión de este viernes.

Así, Burgos, que venía integrando el programa deportivo “Versus”, con énfasis en el fútbol (y que retomará el próximo 17 de julio), relató que se puso a disposición del canal y las radios del Grupo Nación, y así fue parte de “Guerra contra el Covid”, que emiten Universo y GEN, a las 18:00. Además conduce un espacio más musical en Montecarlo, de 13:00 a 15:00.

Leé también: Kili Video anuncia plataforma de streaming para audiovisual paraguayo

“Para mí también fue encontrar un lugar en el mundo en cuanto al periodismo”, comentó sobre el espacio donde aborda temas nacionales, más cerca de la política y la salud pública. “Es una situación atípica, nadie se preparó para la pandemia”, afirmó, y recordó que en las charla de periodismo y deportes que organiza, surgió el debate de que si uno va a un lugar de vacaciones a un lugar y estalla alguna guerra, por ejemplo, se va tratar de llevar las informaciones. “Sos periodista, no sos periodista deportivo nomás”.

El poder de la tecnología

Después, en otro puesto del ranking de relevantes momentos personales, Burgos citó una cobertura que vino de sorpresa, en 2017. Refirió que el año anterior estaba cubriendo la Copa América Centenario en Atlanta, Estados Unidos, y vino un representante del MLS (Major League Soccer), que tomó los datos de todos los periodistas. Luego recibió una invitación para ser uno de los cuatro periodistas en partir de un evento de MLS; tuvo que pedir el correo por membrete para creer y que vea su jefe. “Me sentí muy valorado”, dijo, porque le indicaron que habían seguido su trabajo en redes.

Además, gracias a esa experiencia se puso en contacto con la gente de deportes de CNN, entonces cuando hay noticias de la Conmebol, la cadena norteamericana acude a Burgos para los reportes.

Te puede interesar: El grupo Ndavaru y el DJ Audioiko presentan nuevas canciones

Por último, incluyó en su Top 3 a la Copa del Mundo 2018 en Rusia, ya que en 2014 estuvo cerca de ir a Brasil, pero no se dio y fue muy frustrante para él. Aparte, el viaje a Rusia dio pie a otra anécdota especial: Burgos contó que llegó allá apenas con una mochila, sin haber aprendido nada de ruso, sin ropa, y que, desesperado, se le ocurrió hacer una historia en Instagram. “Es increíble el poder de la tecnología”, remarcó, porque la mañana siguiente, a las 7:00, para su sorpresa en el hotel llegó una paraguaya becada en Rusa, que le traía ropa; la compatriota pidió libre ese día, que era la inauguración, le llevó al subte e incluso le espero luego del partido. Esa inesperada muestra de solidaridad se convirtió en amistad.

Respecto a los tres goles favoritos que cantó en medios, Burgos mencionó más bien los que le tocaron desde las gradas como hincha. El de Félix Torres, por la albirroja, contra Venezuela en 1997; de Carlos Humberto Paredes contra Chile, en 2001; y el que motivó “el día que lloré por fútbol”, cuando Tacuara metió el penal contra Japón el 29 de junio de 2009, que llevó a Paraguay a una instancia nunca antes alcanzada en un Mundial. Siendo realista, opinó: “Es muy difícil que volvamos en lo pronto”.

Generar oportunidades, no esperarlas

En la segunda mitad de la entrevista, Paz Vaesken le preguntó sobre sus inicios en el periodismo. Marcelo Burgos dijo que es “una persona que no espera los llamados”. Siendo fanático del rock, cuando apenas tenía 14 años tenía muchas ganas de entrar a trabajar en la FM Rock & Pop; así que le espero a Hugo Rubin, en el estacionamiento frente a la radio, y le convenció que los sábados tenía poca gente en planta, porque la mayoría se tomaba el día libre, y que necesitaría alguien que atienda el teléfono. Así arrancó en un medio de comunicación, el sábado 28 de febrero de 1998, y no paró más.

Recordó también un antecedente de su niñez, que ya el 8 de junio de 1990 se ponía en pose de locutor y transmitía el partido de Argentina-Camerún, soñando que un día lo haría en serio. “Qué te van a dar bola”, le reprochó su hermano, pero lejos de desalentarle, el comentario le produjo un efecto contrario, que luego terminó dedicando sus logros a su hermano por el aliento involuntario. “A veces, en vez de bajonearte, tenés que adoptar ciertos cambios gracias a alguna negativa que te puedan dar”, reflexionó.

Lea más: “Las chicas del cable” se despidieron de sus seguidores de Latinoamérica

“Cómo estamos nosotros para generar oportunidades, no para esperarlas. Esa es una ley de vida. Si nosotros queremos algo, nosotros tenemos que hacer los posible para que eso suceda”, declaró Burgos, y compartió la historia que le tocó a los 18 años, que para tener sueldo se ofreció como operador de la radio para poner la música de madrugada. En ese horario, de medianoche a 2:00, fue a parar el humorista de Ab Ovo, Tony Apuril, quien le dijo que abriera su micrófono para conversar con él en su programa. De esta situación, en el siguiente programa que tuvo Apuril por la siesta, Marcelo ya se sentó a su lado como conductor.

El demo conquista

“En el periodismo, el currículo pocas veces vale, es el demo, el verte a vos si funciona, lo que realmente conquista”, expresó Burgos, comentando que, a diferencia de otros oficios como médico o abogado tienen que esperar a recibirse para ejercer, pero el periodista tiene la oportunidad de empezar antes, y si no hay oportunidades, debe tratar de generarlas.

“No hay lugar para cubrir Olimpia, Cerro, Libertad, Guaraní… cubrí Rubio Ñu, cubrí General Díaz, ese equipo que nadie quiere cubrir, y sé el mejor, el que más sabe. Y acordate que el día que jueguen General Díaz-Olimpia, todos te van a llamar a vos porque quieren saber qué jugadores va a poder General Díaz, y ahí lucite, ahí mostrate. Entonces, buscá el hueco, alguien siempre te está viendo. La experiencia habla por sí sola: jugarse, animarse, arrancar, ver el hueco”, aleccionó Burgos.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar