Por Carlos Giménez

carlos.gimenez@gruponacion.com.py

“Dos meses y medio estuvimos cerrados”, cuenta Vidalia Sánchez, desde su casa, a donde mudó su oficina desde el local que Servilibro que tiene en la plaza Uruguaya para poder seguir trabajando. “Desde el 12 de marzo hasta la última semana de mayo, y nosotros no hicimos cierre temporal, porque eso implicaba que mis compañeros iban a cobrar solo el 50% y apenas alcanza, pero nosotros aguantamos, apechugamos todo, inclusive los gastos fijos, IPS, agua, luz, entre otros. Pero un mes y medio antes de que se levante (la cuarentena total), el Gobierno autorizó el delivery y empezamos a entregar, tímidamente al comienzo, pero después nos fue bastante bien, y hasta ahora seguimos con el delivery”.

Gracias a esa visión de la directora de esta librería y editorial, que lleva dos décadas de existencia, sus 11 empleados continúan trabajando, aunque ahora todo se mudó a Zoom o WhatsApp. “Lo que pasa es que nos reinventamos. Hicimos toda una reingeniería, ahora compramos la plantilla nueva para nuestra web. Estamos en Instagram también. Porque entendemos que esta va ser la modalidad, aunque pase el virus, esto ya va a seguir así seguro, y con el delivery también. Es una nueva modalidad que ya se va a instalar”, explicó Sánchez.

Lectura en familia

¿Qué libros fueron los más solicitados por el paraguayo en cuarentena? Sánchez respondió: “Muy variado, yo te diría que como todos se quedaron en casa, toda la familia, de repente de una misma casa nos pedían libros infantiles, juveniles y uno para adulto mayor. O sea, se ve que la lectura fue en familia, y yo creo que eso es muy bueno. Una muy buena señal. Además, como las clases seguían online, no solamente pedían libros relacionados al colegio o al estudio, sino que de lectura general. Lo nuestro son los libros nacionales, vendimos bastante nuestros libros”.

Leé también: La primera feria virtual de libros de Paraguay se inaugura por Facebook

“Hicimos una promoción, que durante el mes de junio (por el Día del Libro Paraguayo), por cada compra regalamos otro libro. Eso atrajo mucho. También hicimos colecciones, por ejemplo, los 15 tomos de la Colección Roa Bastos, los 15 libros salen G. 630 mil, sin embargo dábamos en G. 315 mil, a mitad de precio. Entonces, la gente, viste que nadie va a ir a comprar un libro con el problema que hay ahora, pero si vos ves que siempre quisiste la obra completa de Roa a la mitad de precio, es tirado, y mucho vendimos. Así hicimos también con las novelas de Susana Gertopán, las colecciones sobre política, sobre historia, comidas paraguayas, en seis tomos, en siete tomos… Formé así packs, forré con transparencia y le puse una cintita tricolor con moñito, y salió una colección”, refirió la editora.

“Mandamos al interior también, a Caazapá, Ciudad del Este, a todos lados. Esto va a seguir en julio. Está todo en Facebook e Instagram, donde dice por ahora en edición limitada, porque ahora no es momento de reimprimir, hay que esperar un tiempo para ver cómo viene la situación. Entonces vamos a ir sacando las colecciones que tenemos en stock”, detalló.

Te puede interesar: Saint-Exupéry cumple 120 años: su “Principito” habla guaraní y castellano paraguayo

Consultada sobre la participación de Servilibro en la primera Feria Virtual del Libro de Paraguay, Sánchez dijo que recibió la invitación, pero que tenía un límite de hasta 50 portadas por cada expositor. “Yo tengo 1.100 títulos, que les digo a los 412 escritores que me preguntan por qué su libro no está. Entonces yo preferí no participar, porque me pareció excluyente que hayan puesto límites, puesto que en una plataforma entran 5 mil, 6 mil títulos. Además, por solidarizarme con mis compañeros libreros pequeños, que muchos no participaron de esta feria porque no tienen página web, no tienen la posibilidad de mandar las tapas en forma electrónica porque este no es momento de gastar y no tienen la forma de hacerlo”, señaló.

De Asunción a Montevideo

Aparte de invertir en su página web y abrir una nueva cuenta en Instagram, Servilibro descubrió un potencial público con las presentaciones virtuales. “Este libro de Alcibiades González Delvalle, ‘Yo, el coronavirus’, lanzamos en Ñandutí TV, vía online, y yo comprobé que es mucho mejor que el lanzamiento presencial. ¿Por qué? Porque en el lanzamiento presencial se van 60, 80 personas; sin embargo, ahí donde hicimos en televisión, la gente está escuchando y llaman, interactúan con el autor o el presentador, hacen preguntas, pero nos llamaba gente de Encarnación… Llamó una señora de Montevideo, por ejemplo. O sea, llega mucho más lejos que cuando hacés presencial. Creo que esa modalidad también vamos a continuar”, contó la editora.

Lea más: Booktuber: Benicia Noia y un canal de videos dedicado a los libros

“Ahora vamos a hacer este sábado (4 de julio), vamos a lanzar otro libro de cuentos que se llama ‘Amor down y otros cuentos’, de María Gloria Pereira, que va a presentar Lourdes Talavera, en Ñandutí TV, otra vez, hay un programa cultural ahí de Gloria Rubin, que se llama ‘Casa abierta’, a las 17:00”, anunció Sánchez.

Dejanos tu comentario

7H

Senadores postergaron el tratamiento de pérdida de investidura de Friedmann, ¿está de acuerdo?

Click para votar