La artista y empresaria argentina Ana María Casanova Faga, mejor conocida como Moria Casán, de 73 años, se refirió este sábado pasado en Telefé al caso del supuesto robo de joyas en que estuvo involucrada desde el 2012, y que la llevó a pasar 9 días en el penal de El Buen Pastor, en Asunción. Fue en el programa “PH, Podemos hablar”, que conduce Andy Kusnetzoff.

En el programa argentino, el periodista Paulo Kablan le preguntó: “¿Sos fácil de engañar por parte de personas que se dedican al delito, que son estafadoras?” Casán respondió: “Supongo que sí, que soy fácil de engañar, porque si bien tengo una gran autosuficiencia y no me ocupo demasiado en conocer demasiado las cosas, soy muy confianzuda. O sea, lo de Paraguay fue un disparate”. Agregó: “Numeral me impresiona mi fama y pasé 9 días en un spa, donde nadie me pedía nada sino que me daban y yo súper tranquila. Nunca careteé una situación”.

“Ni siquiera era joya”

“Ni lloré ni nada, ni me hice la fuerte, ni resisto. Uso y abuso, porque estoy acostumbrada. Como tengo tanta verdad, no tengo nada que me voltee, estoy reblindada. Yo pasé cosas en mi vida que me hicieron blindaje total, estoy reseteada contra la huevada y la mediocridad ajena y sobre todo la estupidez. Y entiendo que muchas veces la fama siempre se corta por el hilo más delgado. Yo sabía que en Paraguay querían verme presa. Y yo podía haber esperado, porque me faltaba medio año para tener prisión domiciliaria que no lo iba a hacer”, relató la capocómica.

Lea más: Con escalera, botella y piedras fabrican cabina para acceder a internet en el Chaco

“Y fui primero dos veces engañada, porque fui por una cuestión y ya tenía la casa donde iba a estar en prisión domiciliaria hasta que me saliera libre y de ahí me llevaron a una cárcel, donde había dos millones de periodistas. No a la cárcel, no, a una cosa de periodistas y yo quería que me recibieran y de ahí me mandaban a la casa de una doctora amiga mía, de Mirian y había cien periodistas preguntando por la joya. Y yo digo: ¿esto qué es? Le dije (a su asistente): Sacame toda esta gente, porque yo no vine a hacer circo acá, yo vine a cumplir. Porque yo quería cumplir antes de empezar una revista, algo nuevo. Moraleja: Cero culpa, cero nada, porque sé qué querían y era el plato yo para engañarme con una joya. Y sentí un escalofrío cuando me lo pusieron”, recordó.

“Siempre que siento una cosa energética mala y además en ese show donde se hizo el famoso robo de la bijou, que no era ni bijou, era re, pero re falopera, mala, baja calidad. Bijou estoy hablando, ni siquiera era joya, ni nada. Entonces desapareció. Yo sabía que no había hecho nada, entonces estaba totalmente relajada y quise ir a cumplir para estar tranquila”, concluyó.

En “Podemos hablar”, Casán también comentó que hace seis meses no ve a su marido, el artista plástico Humberto Poidomani, quien vive en Miami desde que se casaron en diciembre pasado en Italia. También dijo que recibió una señal del más allá que hizo que llame al cantante Cacho Castaña el día de su fallecimiento, que ocurrió el 15 de octubre del 2019.

Novela judicial

El 27 de julio del 2012, Moria Casán participó en el evento Mega Fashion Show, en el Centro de Convenciones Conmebol en Luque. Al día siguiente fue demorada en el aeropuerto por una orden de detención, tras la denuncia de Juan Armando Benítez, propietario de Armando Joyas, que afirmaba que no se le había devuelto una gargantilla con zafiros azules y un par de aros, valuados en unos US$ 80.000, según el denunciante.

Tras pasar una noche en la Comisaría N° 17 de mujeres, en el barrio Santísima Trinidad de Asunción, Casán realizó la declaración indagatoria y retornó a Buenos Aires, ese domingo 29 de julio. El caso implicó a otros dos argentinos, al manager y productor de la diva, Luciano Garbellano y a su asistente Aldo Alexis “Galo” Sotto. En agosto se emitió una orden de captura y Sotto al volver a Paraguay, fue enviado a la Penitenciaría de Tacumbú y tras admitir culpa en el supuesto robo, logró su liberación.

Te puede interesar: Paraguay es sede de las Américas en el Día Mundial del Donante de Sangre

En octubre del 2012 en la Fiscalía de Luque, que llevaba el caso, se encontró un sobre con la gargantilla hecha pedazos, y partes faltantes; poco después de que Casán y el joyero llegaran a un acuerdo para extinguir la causa. Sin embargo, el procedimiento continuó y tuvo sus trámites de extradición.

El 14 de diciembre del 2015, Casán volvió a Paraguay e inmediatamente fue detenida en el aeropuerto, pasó por la Comisaría N° 17 y luego al penal del Buen Pastor, donde se le encontraron gramos de cocaína en su cartera, lo que supuso otra causa, por tenencia de drogas. Además, la abogada de la argentina denunció el robo de evidencias de su vehículo, víctima de tortoleros.

Moria Casán quedó en libertad ambulatoria en el proceso por las drogas halladas en su poder, al argumentarse su adicción y el 23 de diciembre del 2015 abandonó la cárcel y viajó a Argentina, al lograr la suspensión condicional del procedimiento por apropiación de las joyas, luego de haber admitido el hecho. En febrero del 2017, la artista volvió a Paraguay, ocasión en que visitó a sus “amigas” del Buen Pastor y realizó una donación a las Hermanas Vicentinas. En enero del 2019, Casán fue demorada por poco tiempo en Uruguay, debido a que aún no había sido actualizada la base de datos donde figuraba la orden internacional de captura en su contra.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar