Ya estamos en la segunda quincena de febrero, y se anunció que mañana jue­ves 18 llegarán las primeras 4.000 dosis de la vacuna Sputnik V. Aunque la cantidad es muy pequeña para nuestras necesidades, el hecho es positivo y con ello se inicia una nueva etapa de la lucha contra la enferme­dad. Los distintos organismos de salud están preparados aguardando el momento de actuar. Incluso ya hay cerca de 30.000 personales de blanco inscriptos para inmunizarse de los 79.000 registrados en el área. Como era de esperarse, crecen las expec­tativas y la ciudadanía interesada aguarda que se cumplan las promesas del Gobierno de vacunar a la mayor cantidad posible de personas a medida que vayan llegando las dosis adqui­ridas. Aunque una encuesta interna­cional conocida recientemente señala que solo el 51% de la población para­guaya quiere vacunarse, lo que quiere decir que casi la mitad (el 49%) prefe­riría no hacerlo.

Pero al margen de ese detalle, existe la conciencia de que hay que defenderse contra el mal que se va extendiendo fuertemente en la población para­guaya. Aunque la cantidad de contagia­dos que oficialmente se tiene es infe­rior a los casos reales, en los últimos tres meses la enfermedad fue matando a un promedio superior a las 15 per­sonas por día. Las estadísticas indi­can que desde noviembre comenzó a aumentar el número de decesos a causa de la pandemia. Desde el 1 de noviembre del 2020 hasta el lunes 15 de febrero último, el covid-19 cobró la vida de 1.549 individuos. Pero es desde diciembre cuando se elevó la cantidad de fallecidos, cuyo promedio diario se mantiene, hecho que revela que la can­tidad de contagiados está en un nivel de cuidado, aunque las estadísticas oficia­les están subregistradas.

Según los datos dados a conocer por Salud Pública, diciembre es el mes con mayor número de casos, y el tercero con mayor cantidad de muertos luego de octubre y setiembre. En ese mes se registraron 506 decesos, que da un promedio diario de 16,32 fallecidos. Se encontraron 25.508 nuevos casos, lo que hace una media de 823 por jor­nada.

En enero hubo una leve disminución en los casos y decesos con relación a diciembre, pero con cifras más altas que las de noviembre. En el primer mes del 2021 se anotaron 456 fallecimien­tos, 50 menos que el mes anterior, con una media de 15 decesos diarios. Tam­bién declinaron los números de casos nuevos con 25.295 contagiados, lo que hace un promedio de 816 nuevos enfer­mos por día, 7 menos que en diciembre.

Febrero no le va en zaga a los dos meses anteriores, pues en los primeros quince días se produjeron 235 muertes, lo que hace un promedio aritmético de 15,6 (16) fallecidos por cada jornada. El número de nuevos contagiados hasta el 15 de febrero asciende a 11.868, lo que hace una media diaria de 791,2 casos, muy cerca de los promedios de enero y diciembre.

Estos números son para tener en cuenta a la hora de asegurar la política sanitaria y de insistir en el cuidado a la ciudadanía. Porque muestran que cada vez es más necesaria y urgente la pro­tección contra la pandemia. Ahora lle­garán las vacunas y tenemos que imi­tar la gestión de los países que ya están inmunizando: Chile, que vacuna desde el 24 de diciembre; Argentina, que lo hace a partir del 29 de diciembre; Bra­sil, desde el 17 de enero; Ecuador, a partir del 21 de enero; Bolivia, desde el 29 de enero, y Perú, que inició el 10 de febrero. Colombia anunció que lo hará desde el 20 de febrero, que será la fecha en que podría comenzar la vacunación en nuestro país.

Este es un momento muy significa­tivo para el Paraguay, pues comenzará una batalla con armas nuevas contra la pandemia. Al principio se vacunará al personal de salud y cuando vayan llegando las siguientes partidas tie­nen que continuar con las personas de riesgo, para alcanzar más tarde a la mayor parte de la población. Es la oportunidad que tenemos todos los ciudadanos para apoyar la tarea de inmunizar la mayor cantidad de para­guayos a fin de asegurar la salud y la vida de nuestra gente.

Dejanos tu comentario

16H

Diputados plantearán que un familiar de personal de salud fallecido por COVID-19 ocupe el cargo que queda vacante, ¿es una propuesta válida?

Click para votar