El secretario técnico, Alfredo Mongelós, informó que las empresas de la familia Durand que se presentaron a una licitación de G. 13.775 millones cuentan con varias irregularidades que imposibilitan que sean adjudicadas en el llamado.

Desde el Sistema Nacio­nal de Formación y Capacitación Labo­ral (Sinafocal) aseguraron que las irregularidades de las cuatro empresas proveedo­ras vinculadas entre sí y que son manejadas por la familia Durand Samudio ya fueron detectadas por el ente durante la actual etapa de evaluación. Las cuatro firmas se presenta­ron a la licitación de G. 13.775 millones para cursos de capa­citación laboral.

Alfredo Mongelós, secreta­rio técnico de la institución, indicó que tras asumir la titu­laridad de Sinafocal se logró detectar las irregularidades asociadas a estos proveedo­res mediante el trabajo de la Auditoría General del Poder Ejecutivo, que encontró los antecedentes de las licitacio­nes que ganaron las empre­sas de la mencionada familia que se presentaban de forma conjunta violando así la Ley de Contrataciones.

Parte del acta de apertura donde se observa a dos de las cuatro empresas asociadas a Durand Samudio y que se postularon en la licitación de G. 13.775 millones.

Tras esto, dichos documen­tes fueron remitidos a la Secretaría Nacional Antico­rrupción (Senac), que envió finalmente los archivos a la Fiscalía, donde según Mon­gelós hay una causa abierta al respecto. El titular del ente argumentó que como convo­cante no pueden prohibirles la participación a estas empre­sas. “La Ley 2051 en uno de sus artículos habla de la libre competencia, vos no le podés prohibir a una empresa de que presente una oferta, otra cosa ya es en el proceso de evalua­ción”, manifestó.

En este sentido dijo que esta licitación es de “calidad y costo”; es decir, que no solo tiene en cuenta el precio ofer­tado, sino también todos los documentos que avalan la calidad de los cursos que serán impartidos. “La empresa no cumplía luego con los requi­sitos básicos para poder pre­sentarse, no es solamente que las empresas tenían vincula­ción, sino que no tenían la fac­turación necesaria, ni la can­tidad de docentes, por lo que automáticamente ya fueron eliminadas estas empresas”, sostuvo.

Finalmente, consultado sobre el porqué de esta presentación de las empresas de la familia Durand, tras varios años de no ganar ninguna licitación, el secretario técnico dijo que se trataría de una estrategia de las empresas. “Yo veo que van probando así, de repente un año se presentan y otro año no”, afirmó.

ANTECEDENTES

Durante la etapa de evalua­ción de la licitación de G. 13.775 millones para cur­sos de capacitación labo­ral hecha por el Sinafocal, se presentó una denuncia anónima ante la Dirección Nacional de Contrataciones Públicas (DNCP), en la que se hacía referencia sobre los vínculos que existían entre cuatro proveedores que pre­sentaron sus ofertas al men­cionado llamado. Las empre­sas eran manejadas por una familia de apellido Durand Samudio, quien venía reali­zando esta artimaña desde hace 8 años atrás.

Alemar Consultores y Asocia­dos SA, Centro de Formación y Capacitación Laboral Juan Pablo II, Gea Plan SA y Centro de Entrenamiento SA son las firmas que están asociadas a la señora Fátima Concepción Durand Samudio de Fretes, quien figura como represen­tante legal del Centro de For­mación y Capacitación Labo­ral Juan Pablo II y de Alemar SA.

Por su parte, Elsa María Samu­dio, pariente de Fátima, es la representante de Gea Plan SA, y como socio y representante legal del Centro de Entrena­miento SA figuran Alejandro Matías Fretes Durand y María Paz Fretes Durand, ambos hijos de Fátima.


Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar